miércoles, 6 julio 2022

Cupra, de la competición a la producción

La apuesta de Cupra por la competición eléctrica comenzó en 2017, con el primer turismo de competición totalmente eléctrico. Un proyecto del que surgió posteriormente el Cupra e-Racer, que en 2021 conquistó el primer campeonato de turismos eléctricos del mundo: PURE ETCR (ahora FIA ETCR).


Primeros pasos en competición


El primer coche eléctrico que desarrolló Cupra no fue un modelo de calle, sino uno de competición. Cuando comenzó a trabajar en el diseño y creación del e-Racer, en 2017, lo hizo a partir de un folio en blanco. Era el primer turismo de competición eléctrico que se comenzaba a proyectar: no había referencia que seguir, ni ejemplo en el que fijarse.


Los ingenieros de la marca tuvieron que decidir todos los aspectos del vehículo. Desde la propia arquitectura a la ubicación de las baterías, pasando por buscar el mejor reparto de pesos o los mejores motores.


El Cupra e-Racer fue presentado en el Salón de Ginebra. Y tuvo su puesta de largo ante el público en una exhibición en el circuito de Barcelona-Catalunya, en 2018. Era el comienzo de un proyecto que se plasmó en el recién creado campeonato PURE ETCR, tras un intenso proceso de desarrollo. En 2021 participó por primera y se alzó con los títulos de pilotos y de fabricantes.


Muchos de los trabajos de planteamiento, diseño y desarrollo del Cupra e-Racer pasaron a formar parte de procesos de la marca para el desarrollo de modelos de calle como el CUPRA Born.