Conducimos el Toyota Camry. Silencio, se rueda
HÌBRIDO CON 218 CABALLOS

Conducimos el Toyota Camry. Silencio, se rueda

Para coronar su gama Toyota lanza en España el Camry, una berlina de gran porte y tamaño con la última tecnología de la marca, propulsión híbrida autorrecargable, un gran equipamiento y un precio rompedor. Un auténtico lider para la marca japonesa.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

25 de Septiembre 2019 21:00

Comparte este artículo: 14 8

37 años y 19 millones de unidades después, llega por fin a nuestro mercado el Toyota Camry, uno de los mayores éxitos de la marca japonesa, que en mercados como el estadounidense es uno de los modelos más vendidos. Pero hasta ahora, en el continente europeo nos habíamos tenido que conformar con verlo o disfrutarlo en los viajes a Estados Unidos. Ahora, cuando las berlinas no viven su mejor momento en nuestro mercado, en Toyota han decidido que no tenía mucho sentido desarrollar desde 0 un sucesor del Avensis cuando tenían en su catálogo todo un líder como el Camry.

Dicho y hecho, aquí está ya el nuevo tope de gama -como un sedán clásico- de la firma japonesa. Un modelo que, como no podía ser de otra manera, llega únicamente con la tecnología híbrida por bandera; en concreto con la cuarta generación del sistema híbrido autorrecargable creado por Toyota. Con ello y unas características muy apetecibles se ofrece desde ya. Aunque su principal mercado será el de las empresas, donde se puede convertir en un modelo aspiracional para empleados distinguidos y con la ventaja añadida de esa tecnología híbrida que le hace acreedor a la etiqueta ECO de la DGT, que le abre de par en par las puertas de las ciudades.

Berlina clásica a la última en tecnología

Pero no solo eso es su atractivo. Hay mucho más. Para empezar, una berlina de aspecto imponente con casi cinco metros de longitud, una excelente habitabilidad interior, un maletero más que correcto con 524 litros... Virtudes clásicas que hacían brillar a las grandes berlinas antes de estos tiempos de 'SUV a toda costa'. Pero además, el Camry dispone de toda la tecnología disponible en la marca japonesa. Por ejemplo, está desarrollado sobre la nueva plataforma TNGA -la misma sobre la que se han creado los últimos modelos de la marca, como el RAV4 o el Prius y algunos de su marca hermana, como el Lexus ES, del que podría considerarse 'hermano gemelo'-, cuenta con la cuarta generación del sistema híbrido, ofrece el sistema de seguridad Toyota Safety Sense de serie en toda la gama, un chasis de alta rigidez, los últimos avances en digitalización, con una pantalla central de 8 pulgadas, una en el cuadro de instrumentos de 7 pulgadas y un Head up Display desde el acabado Luxury o un trabajo de insonorización sobresaliente.

El interior destaca por su amplitud, con unas plazas traseras con gran espacio para las piernas y excelente habitabilidad. En el acabado Luxury, detalles de lujo, como el cuero en los asientos o un panel para controlar la climatización desde los asientos traseros son elementos muy llamativos. Pero el escalón inferior, el Advance, opta por una tapicería de tela con un tacto y aspecto que no parece acorde con un modelo de este porte. Y también algunos plásticos, sobre todo en la zona inferior, son de calidad mejorable.

Equipamiento muy completo; de serie desde el primer nivel cámara de visión trasera, climatizador bi-zona, faros LED, sensores de luz, lluvia y aparcamiento delanteros y traseros, sistema multimedia Toyota Touch GO con pantalla de pulgadas y navegador y Toyota Safety Sense. Y en el acabado Luxury, puede competir con su primo de Lexus gracias a asientos delanteros con calefacción, Head-Up Display a color, asientos traseros reclinables eléctricamente, climatizador tri-zona, tapicería de piel...

Consumo muy razonable

Un refinamiento que se suma a la calidad de rodadura, con una destacable suavidad de marcha y una insonorización excelente. Los 218 caballos, además, dan de sí y mueven con soltura esta berlina. Cuenta con un centro de gravedad rebajado respecto al anterior, gracias a la plataforma TNGA, lo que se traduce en un gran aplomo en carretera. Es una berlina grande y de gran confort, sobre todo circulando en autovías y carreteras de buen piso. El cambio de CVT no es su mejor característica, como es habitual en Toyota. Dirección y frenos están a buen nivel y en cuanto a los consumos es uno de sus grandes puntos, con un homologado de 5,3 l/100 km, convertido en poco más de 6 litros en nuestro recorrido gracias a la eficiente labor del modo ECO en el que el Camry pone la eficiencia por encima de todo. De hecho durante el recorrido de la prueba -218 km- conseguimos circular con 0 emisiones durante 37 kilómetros. En modo Sport gana carácter, aunque su enfoque de berlina de representación siempre busca la máxima comodidad por encima del rendimiento dinámico.

Para rematar, su precio lo convierte en un 'caramelo' para el que busque una berlina clásica con la tecnología más eficiente y actual. Disponible en tres versiones, Business, Advance y Luxury. El primero se enfoca al mercado de empresas, en el que se espera vendan el 70 por ciento de las 2.500 unidades anuales que esperan comercializar en nuestro mercado. El segundo es el acabado Advance, con un gran equilibrio entre precio y equipamiento, mientras el tope de gama, el Luxury, destaca por su carácter premium. Los precios, con descuentos incluidos, parten de 32.300 euros para el Business, 32.500 en el caso del Advance y 38.500 para el Camry Luxury; una cifra muy apetecible si tenemos en cuenta que su modelo 'gemelo' en Lexus, el ES 300h con la misma plataforma y mecánica cuesta de partida 45.000 euros.

Toyota ofrece, además, otras alternativas para hacerse con el Camry, como acceder a él a través de Toyota Complet, un nuevo programa de financiación y servicios añadidos de Toyota España que supone 4 años de garantía, 4 años de mantenimiento y primer año de seguro a todo riesgo por un coste mensual de 285 euros.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16