miércoles, 7 diciembre 2022

Conducimos el nuevo Renault Captur. Mucho mejor que antes

En el año 2013 los chicos de Renault entraban por la puerta grande en el segmento de los SUV urbanos con el Captur, un modelo que se ha convertido en todo un fenómeno de masas del que se han vendido 1,5 millones de ejemplares en todo el mundo, todos ellos fabricados en la factoría que la firma francesa tiene en Valladolid. Y es que Captur es un modelo global que se ofrece en 70 países diferentes.

Ese peso que tiene dentro de la marca, además de que ahora tiene más de 20 rivales directos dentro de su segmento, se ha notado a la hora de lanzar al mercado la segunda generación, porque las cosas se han hecho bien, muy bien. Renault fabrica, también en Valladolid, este nuevo Captur sobre la plataforma CMF-B, la que hace algo así como unos cuatro meses, también estrenaba el Renault Clio. Eso ya es toda una declaración de intenciones que ha permitido incrementar considerablemente su longitud exterior en 11 centímetros, porque este nuevo Captur mide 4,23 metros de largo. Para que te hagas una idea, te diré que el primer Scénic medía 4,17 metros de largo, mientras que el Mégane II se conformaba con 4,21 metros.

Todavía más personalizable que antes

Además de ser más grande, este Captur entra por los ojos gracias a su nuevo diseño y a su gran oferta en cuanto a la personalización, una cualidad que se convirtió en un pilar vital en la anterior generación, tanto que la factoría tuvo que actualizar su producción en la que el 90% de los pedidos tenían carrocería bicolor. Y dicha planta soportaba un máximo del 65%. Este Captur ofrece cuatro colores para el techo, 10 colores para la carrocería… Así hasta ofrecer más de 90 combinaciones diferentes solo en el exterior. Y además ahora hay llantas de 16, 17 y 18 pulgadas, techo panorámico…

Todos los Renault Captur, desde el acabado Life equipan de serie iluminación exterior Full LED, aunque es cierto que la firma luminosa delantera y trasera se ofrece desde los Zen.

1 F5v71cPNaY0B9 Motor16

Esa plataforma CMF-B le otorga dos centímetros más de distancia entre ejes, con los que aumenta su espacio interior, con una funcionalidad propia de un monovolumen. Tanto es así que la banqueta trasera, de una pieza, se puede desplazar longitudinalmente 16 centímetros para jugar con el espacio del maletero, que arranca en 377 litros. Estos crecen a 455 litros adelantando la banqueta posterior y llegan a 1.275 litros usando las plazas delanteras únicamente (el respaldo posterior se abate en proporción 60:40). Este maletero ofrece doble fondo e incluso rueda de repuesto. Todo un punto a su favor.

Además de tener unas holgadas plazas traseras, este nuevo Captur puede presumir de ofrecer en esta zona un enchufe de 12 V, dos puertos USB y salidas de ventilación central, algo muy poco común en su segmento.

Con lo último en tecnología

Delante la presentación es calcada a la del nuevo Renault Clio, solo que con un acceso más cómodo por su mayor altura y un puesto de conducción con mayor visibilidad. La pantalla central simplifica la vida a bordo y de serie tiene 7 pulgadas, mientras que en opción llega a 9,3. También se agradece el que haya botones físicos para diferentes funciones, para no tener que pasar constantemente por su pantalla.

Decir que todos los Captur equipan cuadro de instrumentos digital y unos materiales donde abundan los plásticos acolchados, que aportan un extra de calidad en su habitáculo. Tampoco hay que pasar por alto un sistema de iluminación ambiental con 8 colores diferentes, una consola central flotante en las unidades equipadas con cambio EDC (es cierto que produce molestos 'grillos' al apoyar la pierna), hasta 27 litros en huecos de almacenamiento…

Renault ofrece una extensa gama de motorizaciones para el nuevo Captur, pero sorprende que desde su lanzamiento no haya una versión con etiqueta 'ECO' o 'Cero'. Habrá que esperar hasta marzo para que llegue un motor TCe 100 GLP (es calcado a este Dacia Duster TCe 100 Eco-G), mientras que la versión híbrida enchufable aterrizará este mismo verano con sus baterías de 9,8 kWh y una autonomía eléctrica cercana a los 60 kilómetros.

Actualmente esta es su gama mecánica para España:

– 1.0 TCe 100 CV 5 vel.

– 1.3 TCe 130 CV 6 vel. o EDC7

– 1.3 TCe 155 CV EDC7

– 1.5 Blue dCi 95 CV 6 vel.

– 1.5 Blue dCi 115 CV 6 vel. o EDC7

Cualquiera de ellos ya ofrece unas buenas prestaciones (del diésel de 95 CV aún no se han homologado), pero para la primera toma de contacto nos hemos decantado por la opción más potente de gasolina, que no será la más demandada, porque ese privilegio lo tendrá el TCe 130.

Prestaciones de deportivo

Por cierto, decir que no habrá ningún Captur con tracción total (igual si llega a ofrecerse un sistema Extended Grip como el utilizado por el primer Captur), al igual que todos equipan tambores de freno en el eje trasero. Y no es que frene mal, pero por imagen, por lo menos el TCe 155 debería equipar discos.

Este nuevo motor, desarrollado en colaboración con Mercedes-Benz, es realmente agradable. Y el cambio automático de doble embrague le aporta un extra de confort en el tráfico urbano. Pero además de agradable, esta combinación es muy prestacional y corre más que de sobra, como demuestran los 8,6 segundos que necesita para acelerar de 0 a 100 km/h o los 202 km/h de velocidad punta que anuncia. Además, si no te propasas con el acelerador, su consumo es más que razonable (homologa 6,2 l/100 km en WLTP), y los 48 litros que caben en su depósito dan de sí.

La plataforma CMF-B aporta un gran dinamismo al Captur, que disimula a la perfección sus 1,57 metros de estatura (13 centímetros más que un Clio). Sorprende su dinámica, siempre aplomado y noble, destacando la mejora de su eje posterior, porque antes no es que fuera su punto fuerte. La dirección es directa, pero al dar gas a fondo en las salidas de las curvas no le vendría nada mal un diferencial electrónico como el usado por otras marcas. Sobre todo en este TCe 155.

2 F5v71cPNaY0B9 Motor16

Desde el sistema Multi-Sense se pueden elegir los modos de conducción ECO, Sport o MySense y esta versión añade además levas en el volante. Lo curioso es que el Captur no tiene un modo secuencial como tal que respete la marcha que nosotros queremos llevar. En 'D' podemos subir o bajar marcha, pero en un instante el volverá a modo 'D' engranando la marcha que el crea propicia. Y además no muestra en la pantalla la marcha engranada en ese momento.

Al margen de este detalle, hay muy poco que reprochar a este Captur, que llega cargado de tecnología, tanto a nivel de seguridad (ha sido el Renault número 22 en conseguir cinco estrellas EuroNCAP), como en ayudas a la conducción, porque ofrece sensores de ángulo muerto, visión 360 grados, asistente de cambio de carril, luces de carretera automáticas, reconocimiento de señales de tráfico, regulador de velocidad activo con función Stop & Go, asistente a la conducción semiautónoma…

Y por si estás interesado en el nuevo Renault Captur, estos son sus precios para España:

– Renault Captur 1.0 TCe 100 Life: 16.331 euros.

– Renault Captur 1.0 TCe 100 Intens: 18.389 euros.

– Renault Captur 1.0 TCe 100 Zen: 20.384 euros.

– Renault Captur 1.3 TCe 130 Intens: 19.624 euros.

– Renault Captur 1.3 TCe 130 Zen: 21.619 euros.

– Renault Captur 1.3 TCe 130 EDC7 Zen: 23.139 euros.

– Renault Captur 1.3 TCe 130 EDC7 Zen+: 24.612 euros.

– Renault Captur 1.3 TCe 155 EDC7 Zen: 24.089 euros.

– Renault Captur 1.3 TCe 155 EDC7 Zen+: 25.562 euros.

– Renault Captur 1.5 Blue dCi 95 CV Intens: 20.384 euros.

– Renault Captur 1.5 Blue dCi 95 CV Zen: 22.379 euros.

– Renault Captur 1.5 Blue dCi 115 CV Intens: 21.239 euros.

– Renault Captur 1.5 Blue dCi 115 CV Zen: 23.234 euros.

– Renault Captur 1.5 Blue dCi 115 CV EDC7 Zen: 24.849 euros.