Citroën C4 Cactus 2018. Máximo refinamiento
A LA VENTA EN 2018

Citroën C4 Cactus 2018. Máximo refinamiento

El nuevo Citroën C4 Cactus revoluciona el concepto de confort y mantiene la originalidad en cada detalle. La segunda generación quiere ser referencia en comodidad de marcha.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

26 de Octubre 2017 14:00

Comparte este artículo: 0 0

La nueva imagen de Citroën tuvo un punto de inicio el día que la marca francesa mostró el C4 Cactus, un modelo compacto, de aire desenfadado, estilo crossover y soluciones técnicas sencillas pero inteligentes. Ahí es donde tomó cuerpo la nueva era que se abría en el fabricante francés. Y el C4 Cactus respondió a las expectativas y congregó para la causa de Citroën a muchos usuarios que veían en el Cactus ese sello de frescura que siempre ha tenido Citroën.

Esa frescura del C4 Cactus se traspasó, después, a los siguientes lanzamientos, como el Citroën C3, el C3 Aircross o el futuro C5 Aircross; todos ellos con rasgos heredados de ese primer C4 Cactus al que le llega ahora el momento de la renovación.

Y para ello, en Citroën han decidido mimarlo al máximo, manteniendo su estilo original y desenfadado, pero mejorando su refinamiento para buscar una experiencia de conducción que tenga el confort de marcha como gran atractivo; algo en lo que Citroën siempre ha sido vanguardia. Por ello, aprovechando el programa Citroën Advanced Comfort, el Nuevo C4 Cactus estrena en Europa la suspensión con Amortiguadores Progresivos Hidráulicos y presenta en primicia mundial los asientos Advanced Comfort.

Estilo más robusto

Pero lo más llamativo a primera vista está, sin duda, en el estilo exterior, donde el C4 Cactus gana presencia gracias a un nuevo frontal que recoge el estilo de la marca francesa en sus últimas creaciones. Frente a la ligereza y sencillez del frontal del actual C4 Cactus, el nuevo ofrece robustez y mucha personalidad. Llama la atención el logotipo cromado que recorre el frontal de un lado a otro y las nuevas luces con efecto LED 3D. Y en el lateral, lo primero que nos sorprende es que los Airbump se transforman y se integran en la parte baja de las puertas, en el mismo estilo que ocurría con el Citroën C3.

La personalización, que fue uno de los puntos clave en el éxito del anterior C4 Cactus, mantiene aquí esa misma tendencia. Son 31 combinaciones las que se ofrece en el exterior, gracias al uso de 9 colores para la carrocería y 4 packs de colores que otorgan toque puntuales en ciertas zonas para hacer de cada C4 Cactus un vehículo único. Y en el interior la personalización se resume en los cinco ambientes disponibles.

Sigue contanto en el exterior con caracteristicas heredadas del actual C4 Cactus, como su techo flotante, las barras de diseño funcional... y para remarcar el estilo crossover que tanto triunfa en el mercado, en Citroën han optado por aumentar ese carácter con unas protecciones en los pasos de rueda y en los bajos de la carrocería de mayor presencia. En la trasera las ópticas con dos módulos con efecto LED 3D alargados a cada lado del vehículo constituyen una firma luminosa muy personal y que ya se identifica con la marca francesa.

Interior acogedor

Esa búsqueda del máximo confort se refleja en el interior del C4 Cactus, que sigue profundizando en ofrecer una sensación acogedora nada más abrir las puertas, como ya ocurría en el actual modelo. Materiales suaves y colores relajantes suponen una invitación a viajar. El diseño no varía de manera apreciable; mantiene un salpicadero bajo sobre el que parecen flotar la pantalla táctil central y el cuadro de instrumentos digital, con mandos agrupados alrededor de la pantalla táctil de 7 pulgadas de serie desde la que se controlan las principales funciones.

Y sigue manteniendo ese peculiar estilo de los viajeros clásicos que se aprecia en detalles como la tapa de la guantera con cinchas, hebillas y alfileres, en la más pura tradición de la artesanía de las maletas y del mundo del viaje o los tiradores de las puertas con cinchas. La amplitud del interior se mantiene, pues la distancia entre ejes de 2.60 metros no cambia respecto al actual C4 Cactus y a la sensación de amplitud contribuye el techo acristalado panorámico con alta protección térmica que bloquea el calor y protege de los rayos UV como si fueran gafas de sol de categoría 4.

Estrena suspensión de amortiguadores hidráulicos

Pero donde el Citroën C4 Cactus quiere dar el máximo es en la combinación de comportamiento dinámico con confort de marcha. Por ello el nuevo modelo incorpora, por primera vez en Europa una suspensión con amortiguadores progresivos hidráulicos, un sistema que ha estrenado el C5 Aircross en China y que se irá implantando progresivamente en el resto de modelos de la marca. Para su desarrollo se han registrado nada menos que 20 patentes.

Este sistema varía respecto a una normal en que mientras las suspensiones clásicas están formadas por un amortiguador, un muelle y un tope mecánico, esta añade dos topes hidráulicos a un lado y al otro: uno de extensión y uno de compresión. La suspensión trabaja así en dos tiempos en función de las necesidades. El resultado es que gracias a esta técnica el C4 Cactus ofrece un efecto de 'alfombra voladora'.

Además, el confort de los ocupantes también está presente en el desarrollo de los asientos delanteros, ahora con una nueva espuma de alta densidad para ofrecer la dureza justa y evitar el efecto de hundimiento, sin renunciar a esa sensación de estar en el salón de tu casa con los asientos 'estilo sofá' del C4 Cactus.

Tecnológicamente, el C4 Cactus también va a dar el tono con una batería de 12 sistemas de ayuda a la conducción: Frenado automático de emergencia Active Safety Brake, sistema de reconocimiento de las señales de velocidad y recomendación de velocidad, alerta de cambio involuntario de carril, Coffee Break Alert, alerta de atención del conductor, sistema de vigilancia del ángulo muerto, Park Assist, cámara de visión trasera, ayuda al arranque en pendiente, iluminación estática de cruce, acceso y arranque manos libres y Grip Control con 4 modos de conducción.

Y en el apartaado de conectividad permite la conexión de tu smartphone gracias a la función Mirror Screen con Android Auto, Apple CarPlay y MirrorLink. Pero mucho más que eso, gracias al Citroën Connect Nav, un sistema de navegación conectado 3D de última generación o el Citroën Connect Box con Pack SOS & Assistance.

Falta por hablar de los motores que utilizará. Tanto en gasolina como en diésel, la gama de propulsores combina a la perfección prestaciones con consumos ajustados. En gasolina el protagonismo es para los motores tricilíndricos PureTech que estarán disponibles en versiones de 82, 110 y 130 caballos. El cambio podrá ser manual de 6 marchas o el automático EAT6 en la variante de 110 caballos. Y contarán con la función Start & Stop.

Si hablamos de los diésel, estará disponible desde su lanzamiento con el motor BlueHDi 100 y el BlueHDi 100 S&S. En otoño de 2018, estará disponible con una nueva motorización diésel y una caja automática, el BlueHDi 120 S&S EAT6.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
neckmarine