viernes, 2 diciembre 2022

Charcos en la carretera: esta es la manera de actuar

Meterse en charcos nunca es bueno. Da igual en qué sentido de la palabra se use esa expresión sabia y certera… porque su sentido literal no puede ser más explícito. Los charcos son inofensivos si caminamos pero tienen su peligro mientras conducimos. De ahí que sea necesario saber lidiar con ellos si los encontramos en medio de la carretera.

Una vez acabado el buen tiempo, continuamos con la amenaza constante de que cualquier día de la semana acabe pasado por agua. Las previsiones de lluvia llenan las jornadas y hay que saber adaptarse para que este tipo de precipitaciones no sean un problema. Más bien, simplemente, una molestia. Ya sea cogiendo el paraguas antes de salir de casa como agudizando sentidos al volante, hay que saber actuar bien si llueve.

¿Qué efectos tienen los charcos en la conducción?

La lluvia afecta a la seguridad vial más de lo que puedas imaginar. Merma la visibilidad de los conductores y reduce la capacidad de adherencia de los neumáticos a la calzada, puesto que el asfalto se torna muchísimo más resbaladizo e impredecible. Básicamente no sabes lo que te puedes encontrar.

Esta situación empeora con las primeras gotas que levantan el polvo y la suciedad de la carretera, pero también es mucho más peligrosa para otros usuarios. Las motos o las bicis no corren mayor fortuna a la hora de encarar una carretera plagada de charcos, por ejemplo. ¿Cómo se debe conducir en estas condiciones? Lo explicamos a continuación.

charcos