Cadillac CTS-V. Una verdadera bestia con 640 CV
EL MÁS POTENTE DEL SEGMENTO

Cadillac CTS-V. Una verdadera bestia con 640 CV

Se esperaba para el Salón de Detroit, pero Cadillac ha presentado su modelo más potente y rápido, el nuevo Cadillac CTS-V, una berlina de cinco metros que esconde un imponente propulsor 6.2 V8 de 640 CV.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter Google+

22 de Diciembre 2014 09:39

Comparte este artículo: 3 0 0

Cadillac tiene listo su nuevo CTS-V, un sedán que supera los cinco metros de longitud (en realidad mide, 5,02 metros) y que presume de imagen, pues si ya las versiones "convencionales" tienen una estética deportiva, este va un paso más allá al incluir detalles aerodinámicos en su frontal y zaga, un capó con una toma de refrigeración, las llantas de 19 pulgadas o las cuatro salidas de escape.

Un paquete de carbono opcional

Si el cliente aún quiere diferenciarse del resto, siempre podrá adquirir un paquete aerodinámico realizado en fibra de carbono, donde encontramos un faldón delantero más prominente, un alerón posterior o un difusor trasero que está fabricado con este ligero material.

Ya en el habitáculo no podían faltar tampoco las inserciones en fibra de carbono o los deportivos asientos Recaro tapizados en cuero y Alcántara. La pantalla de 12,3 pulgadas que encontramos tras el volante también adquiere unos gráficos específicos en el caso de los nuevos Cadillac CTS-V, a la vez que estrena un potente equipo de sonido firmado por el especialista BOSE.

El motor más potente del segmento

Sin embargo lo que verdaderamente diferencia al Cadillac CTS-V de sus hermanos de gama se encuentra precisamente bajo el capó. Y es que aquí se esconde un impresionante propulsor 6.2 V8 dotado de un compresor que es capaz de proporcionar una potencia de 640 CV cuando gira a 6.400 rpm. De esta manera, el Cadillac CTS-V se convierte en el modelo más potente de su segmento, superando los 550 CV que ofrecen los Jaguar XFR-S, los 560 CV de los deportivos Audi RS6 Avant y BMW M5 o los descomunales 585 CV de los Mercedes E63 AMG S-Model.

Semejante propulsor también presenta el sistema Active Fuel Management, un sistema semejante al Cylinder On Demand de Audi y que permite inyectar carburante a cuatro de sus ocho cilindros cuando la potencia que demanda el conductor no es elevada. Aún así, el Cadillac CTS-V no equipa el sistema Start&Stop, y tampoco se ha facilidado sus datos de consumo, pero cabe recordar que las versiones dotadas del propulsor 2.0 Turbo de 276 CV, única opción mecánica disponible hasta la fecha en España (es el mismo propulsor que utilizan los Opel Astra OPC), anuncia un gasto medio de 8,1 l/100 km, que se eleva a los 9,1 l/100 km en el caso de estar combinadas con el sistema de tracción a las cuatro ruedas.

Decir que únicamente se encuentra disponible con una caja de cambios automática de 8 velocidades que también ofrece levas en el volante para su manejo en modo secuencial, mientras que todo su potencial se envía directamente a sus dos neumáticos traseros, no estando disponible una versión con tracción total como en el caso de los Audi RS6 Avant y Mercedes E63 AMG. Eso sí, para este Cadillac CTS-V se han desarrollado unos neumáticos Michelin Pilot Super Sport, que tiene una medida 265/35 R19 en el eje delantero y 295/30 R19 en el trasero.

Corre como un Ferrari 458 Italia

Gracias a todo ello, el Cadillac CTS-V se permite el lujo de acelerar de 0 a 60 millas por hora (96 km/h) en tan sólo 3,7 segundos, mientras que su velocidad máxima es de 200 millas por hora, lo que vienen a ser unos 322 km/h, pues Cadillac no cuenta con limitador de velocidad.

Para que el Cadillac CTS-V ofrezca una dinámica sobervia, también incluye infinidad de mejoras en su chasis y electrónica. Para comenzar, decir que arroja un peso de 1.880 kilos (relación peso/potencia de 2,94 kg/CV), cuando un BMW M5 tiene un peso de 1.945 kilos, además que presenta un reparto de pesos que casi roza la perfección, con un 52,7% sobre el eje delantero y un 47,3% sobre el trasero. Cadillac ha aumentado su rigidez estructural en un 25 por ciento, del mismo modo que estrena una suspensión deportiva, una nueva dirección firmada por ZF o un diferencial trasero de deslizamiento limitado, que está controlado electrónicamente.

El Cadillac CTS-V también estrena la tercera generación de la suspensión Magnetic Ride y un sistema de gestión con cuatro modos de funcionamiento: Tour, Sport, Track y Nieve.

Tampoco podría faltar un potente equipo de frenos firmado por Brembo con discos de freno perforados y pinzas de seis pistones en el eje delantero y de cuatro pistones en el trasero.

Con la llegada de este nuevo Cadillac CTS-V, ya son dos los modelos con un marcado carácter deportivo que ofrece la marca americana en Europa, pues también ofrece el Cadillac ATS-V, en su versión de cuatro puertas y coupé. De momento no se conoce su precio, pero casi seguro que será inferior a los 120.650 euros que BMW pide por su exclusivo y potente M5.

Artículos recomendados

Sigue Motor16