Bugatti. Lo que pudo ser y no fue
NUNCA SE HABÍAN VISTO ANTES

Bugatti. Lo que pudo ser y no fue

Ver un coche de Bugatti siempre viene acompañado de una expresión facial de asombro pero esta vez son palabras mayores con estos tres increíbles prototipos que nunca antes habían visto la luz más allá de las puertas de la compañía.

Santiago Casero

21 de Febrero 2020 20:00

Comparte este artículo: 13 2

Como muchos otros fabricantes de automóviles, Bugatti tiene en su haber muchos coches que nunca llegaron a salir pero que si que están diseñados o incluso construidos. En un viaje a lo que pudo ser pero se quedó en en nada, tenemos aquí tres modelos que nunca antes se habían dado a conocer y son, verdaderamente impresionantes.

La primera de estas joyas es un concept con el nombre Veyron Barchetta, creado por el jefe de diseño de Bugatti Achim Anscheidt en 2008, este coche estaba basado en el Veyron Grand Sport Vitesse, pero adornado con un exclusivo trabajo en su carrocería y un parabrisas al estilo Speedster. Un dato interesante es que mucho del look de este concept con ahora 12 años, se ha visto en el actual y limitado Divo; como las luces delanteras.

Un homenaje a 1936

Tras este concept y varios años después, en 2015 los chicos de Bugatti hicieron un esfuerzo y diseñaron dos nuevos prototipos. El primero de estos es el Atlantic, una versión moderna del Atlantic Type 57 de 1936. Estaba previsto que hiciera su debut en Pebble Beach ese mismo año pero estalló el dieselgate y su presentación fue cancelada, quedando en el olvido este precioso deportivo. Y es que Bugatti se pasó 18 meses desarrollando este Atlantic, empleando mucha de la tecnología que se utilizaba en el proyecto del Porsche Taycan, conocido en aquel momento como Mission E. Se hubiera vendido con un V8 twin-turbo y habría podido contar también con una versión de propulsión eléctrica tal y como muestran los bocetos. Así mismo se esperaba vender tanto en versión coupé como en su terminación cabrio.

Pero el proyecto más destacado fue el Bugatti W16 Coupe ''Rembrandt''. Diseñado como un GT de motor frontal, estaba destinado a montar el quad-turbo W16 de 8 litros del Chiron y hubiera sido el buque insignia de la familia. Este se quedó en el tintero debido a su altísimo coste de producción, lo que haría que se vendiera cada uno por un estratosférico precio de cerca de 20 millones de dólares.

Artículos recomendados

Sigue Motor16