sábado, 3 diciembre 2022

La avería que puede destrozar un motor diésel y cómo evitarla

¿Sabes cuántas piezas tiene un coche? Seguramente muchas más de las que crees. Se estima que el número aproximado de piezas que tiene está entre unas 70.000 y unas 90.000. Visto así parece casi un milagro que nada falle y puede concebirse incluso como algo normal que algunas de ellas se rompan.

Pero hay un problema. Hay componentes clave que cuando se estropean dan pie a graves averías. Un buen ejemplo de ello es, precisamente, el turbo que incorporan muchos de los motores diésel más modernos. Si falla puede traducirse en un daño irreversible para tu coche.

Una avería del turbo, desastrosa para el motor

Lógicamente ninguna avería hace ninguna gracia… pero es que hay algunas que se las traen. Por ejemplo, en la gama de averías de un turbo está la retroalimentación del motor. Si este componente se rompe, envía aceite a la admisión del motor, generando daños terribles para el mismo.

Ojo porque no es la única causa que puede desencadenar este fallo. Concretamente puede deberse a dos motivos más: por fugas de aceite en los casquillos y cuando el cárter tiene una cantidad excesiva de aceite, aunque este último supuesto se da en muy escasas ocasiones. Por eso vamos a ahondar más en estas líneas en el primero de los casos.

¿Qué piensan los usuarios?