miércoles, 7 diciembre 2022

Aspark Owl. La nueva referencia eléctrica

En el año 2017 se veía por vez primera el deportivo Aspark Owl, un bólido eléctrico que llegaba desde Japón para hacer sombra a los futuros hiperdeportivos que iban a aparecer en el futuro como han sido los Rimac C_Two, Pininfarina Battista, Tesla Roadster… Sin embargo, desde entonces poco se ha sabido sobre esta criatura que ahora ha sido de nuevo presentada en Dubai. Aunque en esta ocasión como versión de producción. El Aspark Owl ya es una realidad.

Por lo tanto la firma nipona ha confirmado que exclusivamente se van a fabricar 50 unidades, curiosamente en las instalaciones de Manifattura Automobili Torino en Turín, Italia. Y será una veloz obra de arte al alcance de unos pocos privilegiados, los cuales deberán desembolsar la friolera de 2.900.000 euros por cada ejemplar.

Mide solo 99,3 centímetros de altura

Los ingenieros de Aspark han ideado un avanzado chasis monocasco, que es de fibra de carbono y que pesa solo 120 kilos. Sobre el se coloca también una carrocería de fibra de carbono que añade otros 180 kilos (ojo porque este bólido no es muy ligero porque se va hasta los 1.900 kilos) y que mide 4,79 metros de largo y 1,93 metros de ancho. Además Aspark dice que su Owl es probablemente el deportivo de producción más bajo del mercado, porque mide tan solo 99,3 centímetros.

Para impulsar a esta criatura se emplean cuatro motores eléctrico que proporcionan un total de 1.480 kW de potencia, que viene a equivaler a unos 2.012 CV. Y por si fuera poco, su par motor ronda los 2.000 Nm. Así no es de extrañar que todo su lastre se mueva como si nada, pudiendo acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 1,69 segundos, pulverizando el registro de otros rivales directos. Los 300 km/h los alcanza en apenas 10,6 segundos, mientras que su velocidad máxima se va hasta los 400 km/h.

Para alimentar a estos motores sedientos de energía se apuesta por una batería de iones de litio que ofrece una capacidad de 64 kWh, lo que según apuntan se traduce en una autonomía de 450 kilómetros en ciclo NEDC. Serán menos y si te animas con tu pie derecho… Igual solo te da para unas cuantas arrancadas.

Esta batería se puede cargar en apenas 80 minutos con un sistema de 44 kW, pero Aspark está trabajando en un sistema de recarga aún más rápido que estará listo antes de que finalice este mismo año.

Cambios respecto al primer prototipo

Estéticamente este bólido ha sufrido cambios desde que fuera revelado por vez primera en 2017, porque ahora aparecen unos espejos retrovisores en lugar de cámaras, los cuales además ayudan a optimizar su aerodinámica, hay unas ventanas laterales funcionales y aparece un imponente alerón posterior activo (el prototipo usaba uno fijo) que emerge a partir de 150 km/h y que se esconde al bajar de 100 km/h.

Este elemento es vital para adherir su carrocería al asfalto, además de que cuenta con unas avanzadas suspensiones multibrazo que tienen regulación en altura (varían entre 80 y 160 milímetros de altura libre al suelo), ofrece cuatro modos de conducción, emplea discos de freno carbocerámicos con pinzas de 10 pistones delante y de 4 pistones detrás, ligeras llantas forjadas que se pueden calzar con gomas Michelin Pilot Sport Cup2 R o Pirelli P Zero… Estas tienen medida 265/35 R20 delante y 265/30 R21 detrás.

Su interior mira al conductor, que estará totalmente informado del estado de su mecánica gracias a las cuatro pantallas digitales que inundan su habitáculo, que se puede personalizar hasta el último milímetro a su gusto. Estaría bueno después de lo que hay que pagar por este bólido.