miércoles, 7 diciembre 2022

Usa bien los faros antiniebla de tu coche para evitar una multa de la DGT

Los faros antiniebla son una de las luces que más controversia genera a la hora de saber cuándo se deben usar y cuándo no. No es tan automático como saber que se deben encender las luces de corto al anochecer. Los antinieblas se deben encender cuando la situación de niebla, lluvia o nieve dificulte la visión. El nivel de visibilidad es más difícil de medir y las situaciones en las que habría que utilizar los antinieblas también son más variadas.

Si la DGT te pilla utilizando mal este alumbrado es muy probable que te lleves una sanción. La más grave vendría por no utilizar los antinieblas traseros en situaciones de niebla densa, pero a muchos conductores les han multado también por llevar los antinieblas encendidos cuando no son necesarios. En este artículo repasamos cuáles son las sanciones que nos caer poner por no hacer un correcto uso de ellos.

Multas por llevar los antinieblas apagados

Los antinieblas traseros son los más importantes. De hecho, son los únicos obligatorios. Puedes encontrar modelos de coche sin antinieblas delanteros, pero los traseros siempre tienen que estar presentes. Se deben usar sólo cuando haya muy poca visibilidad. Ya sea porque la niebla es tan densa que no deja ver más allá de 20 metros, o porque arrecia una tormenta o una nevada muy fuerte. Su uso es obligatorio y vital en estos casos, pues es la única luz en la parte trasera que puede alertar continuamente a los demás coches de nuestra presencia en la carretera.

La no utilización de los antinieblas en estas circunstancias es considerada una sanción muy grave y conlleva una multa de 200€ sin pérdida de puntos del carné. Esta sanción aparece reflejada en el artículo 76 de la Ley de Tráfico: “Circular sin hacer uso del alumbrado reglamentario”.

Los antinieblas delanteros se pueden activar cuando se reduce la visibilidad, ya sea por niebla, lluvia intensa, nieve o polvo. Se encienden cuando la niebla es poco espesa, al contrario que los traseros. Con lluvia débil no se deben encender ya que las gotas de lluvia pueden hacer que la luz refleje demasiado a los demás conductores. Su no utilización se englobaría también en ese artículo 76.

antiniebla