martes, 6 diciembre 2022

Cambiando el anticongelante de tu coche evitas averías en el motor

El anticongelante mantiene la temperatura del motor para su óptimo rendimiento depende del sistema de refrigeración. Un exceso de temperatura puede ocasionar averías muy graves, y para evitarlo, debido a la constante producción de calor en él, por los procesos de combustión y el propio funcionamiento mecánico, este debe refrigerarse constantemente. Pero no solo el calor afecta al buen funcionamiento del coche, el frio, cuando se halla parado, es un factor a tener en cuenta ya que puede ocasionar también daños importantes. De todo esto se derrama la importancia de los líquidos refrigerantes y/o anticongelantes.

La importancia del agua como refrigerante

Agua en el radiador tradicionalmente para refrigerar

Seamos sinceros, cualquier liquido refrigerante parte del componente principal que es el agua. Tradicionalmente y desde que se instalan en los coches los sistemas de enfriamiento continuo, el agua era la única solución eficaz, por sus capacidades térmicas. Un punto de ebullición de 100º capaz de absorber rápidamente el calor del motor, le prestan esas condiciones particulares.

Sin embargo existen otras características que, con el paso del tiempo y desde los propios avances tecnológicos, la han relegado a ser base de composición de todos los tipos de anticongelante, pero no se usa de manera exclusiva e independiente. El agua se congela a 0º y es altamente corrosiva sobre unos materiales y piezas metálicas, que conforman la estructura mecánica y del propio sistema de refrigeración.