sábado, 4 febrero 2023

Ferrari regresa al futuro de las 24 Horas de Le Mans y la resistencia

El matrimonio de Ferrari con la Fórmula 1 no ha sido su único vínculo con la competición automovilística. Porque el fabricante italiano volverá oficialmente al mundo de la resistencia y las 24 Horas de Le Mans en 2023. Allí donde nació y creció su leyenda.

El Ferrari 499P, el coche para volver al triunfo en Le Mans

El 499P cuenta con un chasis de carbono y aerodinámica realizada en colaboración con el fabricante independiente italiano Dallara. Su unidad de potencia cuenta con un seis cilindros de 3 litros, derivado de la arquitectura básica del 296 GT3, el nuevo representante de la marca en el mundo de los GT bajo el nuevo reglamento que entra en vigor en Le Mans en 2024. Cuenta con 500 kW (680 cv) y un sistema híbrido que recupera 200 kW, y con tracción total, aunque que solo entra en juego a partir de una determinada velocidad determinada por el reglamento según las condiciones de asfalto seco o mojado. La batería y su tecnología ha sido recogida de la experiencia en la Fórmula 1, aunque el resto del prototipo es nuevo en todas sus áreas.

Ferrari 499P

Los primeros pasos en el simulador del 499P se remontan a 2018, aunque solo a partir de julio Ferrari ha comenzando a rodar en pista con el prototipo. La marca italiana lleva retraso sobre algunos rivales, de aquí que utilice dos unidades de prueba que siguen rodando en diferentes circuitos, acumulando ya casi 12.000 kilómetros. Mientras una de las unidades está destinada para trabajar en las prestaciones, la segunda lo hace para la fiabilidad.

Ferrari debutará en la primera cita del campeonato 2023, en Sebring, pero hasta final de año no se conocerán los pilotos elegidos para los dos coches que participarán en el WEC y Le Mans a partir de 2023. En 2024, Ferrari se plantea la cesión de prototipos a equipos cliente que, según Coletta, han inundado a la marca italiana de peticiones. El responsable del programa ya ha dejado claro que aquellos saldrán de entre el ‘pool’ de pilotos de la marca, tanto los que participan en GT, como los enrolados en la Ferrari Academy. En el caso de los primeros, el español Miguel Molina es uno de los claros candidatos a formar parte del equipo italiano, con lo que se uniría a Carlos Sainz en el plantel oficial de Maranello en competición.