El sistema de recarga inteligente bi-direccional de Renault se trata de una tecnología que permite que el flujo de energía vaya de la red al coche para proceder a su recarga; y también en sentido contrario, del coche a la red, para el reabastecimiento de la misma. Tiene una función medioambiental que promueve la electricidad con bajas emisiones de carbono; y económica ya que consigue abaratar los costes al hacer que la energía esté fácilmente disponible.

Artículo anteriorEl equipo técnico de olores de Audi establece los estándares para sus vehículos
Artículo siguienteEl nuevo McLaren GT usa elementos y materiales exclusivos