Ya había avisado Seat, cuando lanzaron la cuarta generación del León, que este sería el modelo más avanzado y tecnológico de su historia. Y eso se había cumplido a rajatabla en todas las versiones que hasta ahora hemos podido conducir. Su hermano mayor, el Cupra León, lleva un 2.0 TSI, asociado al cambio automático de doble embrague DSG de siete velocidades. Con ello, ofrece 300 CV de potencia en la versión 5 puertas con tracción delantera y diferencial autoblocante VAQ, y 310 CV en la variante Sportstourer, con tracción integral 4Drive.

Artículo anteriorLa revolución de Dacia llega a los eléctricos con este Spring
Artículo siguiente50 años después el Opel Manta regresa a la vida con un toque moderno y electrizante