El futuro BMW i Hydrogen NEXT, se beneficiará de un sistema de celdas de combustible para el tren motriz que genera hasta 125 kW (170 CV) de energía eléctrica, generada a partir de la reacción química entre el hidrógeno y el oxígeno del ambiente. El convertidor eléctrico, ubicado debajo de la celda de combustible, adapta el nivel de voltaje al del propulsor eléctrico y a la batería, que se alimenta por la energía de frenado y la energía de la celda de combustible.

Artículo anteriorAsí se recarga el nuevo EQC, el primer eléctrico de Mercedes-Benz
Artículo siguienteEl nuevo Buick GL8 Avenir será exclusivo para China