Este 2030 no es un SUV corriente, sino que parece más un afilado deportivo (tiene muchos detalles que recuerdan al mencionado Kangaroo) cuya carrocería está fabricada por completo en fibra de carbono pintada en negro y verde, colores que también ayudan a rendir tributo a Arabia. Esta carrocería se sustenta sobre un chasis de aluminio y presenta la particularidad de que su techo puede elevarse para facilitar el acceso a su interior.

Artículo anteriorUn Gran Coupe bajo el nombre de i4 Concept es lo que debería presentar BMW en Ginebra
Artículo siguienteEl Volkswagen Golf más eficiente sin duda alguna será el GTD