sábado, 28 mayo 2022

Detector de Fatiga, así funciona el aparato que sabe cuándo estás cansado

Entre los diferentes sistemas ADAS que el Parlamento Europeo va a obligar a los fabricantes a incluir obligatoriamente en todos los coches nuevos a partir de este año se encuentra el Detector de Fatiga.

La Unión Europea en su batalla por reducir el número de accidentes y víctimas de tráfico cada vez introduce más sistemas electrónicos de seguridad en los coches. Uno de los sistemas que incorporan algunos vehículos desde hace tiempo es el Detector de Fatiga. A partir de este año, todos los coches nuevos que se fabriquen estarán obligados a incorporar el Detector de Fatiga en el equipamiento de serie

De esta manera se quiere reforzar la seguridad de los conductores y acompañantes y de otros usuarios de las vías públicas a través de la tecnología. Los fabricantes y las empresas auxiliares crean y adoptan cada vez un mayor número de ayudas electrónicas a la conducción en el camino hacia el coche autónomo y a la reducción de las víctimas por accidente a cero. 

Evolución continua del Sistema de Alerta de Fatiga

Aunque la tecnología más avanzada ha permitido implementar los Sistemas de Detección de Fatiga actuales, la preocupación por controlar la somnolencia en el coche viene de mucho antes. La incidencia en la accidentalidad al volante por causas de fatiga y somnolencia empezó a darse cuando vehículos y carreteras permitían realizar largos recorridos.

Así, los primeros Sistemas de Alerta de Fatiga se utilizaron en los años veinte, en el siglo anterior. Aunque eran bastante más rudimentarios. Éstos utilizaban un aro que se colocaba alrededor del cuello, dotándolos a la vez de un interruptor que se activaba si la cabeza se relajaba excesivamente. Un sistema muy básico frente a los asistentes actuales pero que mostraban la preocupación por la fatiga y sus consecuencias al realizar largos viajes. 

Pero la evolución tampoco se ha detenido en nuestro tiempo y la Inteligencia Artificial va a permitir un gran avance en los próximos años. La I.A permitirá al sistema aprender los patrones característicos de cada conductor para detectar el estado de fatiga. Y el uso de materiales textiles inteligentes permitirá medir la actividad cardiaca y las pautas en la respiración.