jueves, 7 julio 2022

Cómo evita que te choques el control de crucero adaptativo

Es más que interesante saber el cómo evita que te choques el control de crucero adaptativo, una de las ayudas a la conducción ADAS que serán obligatorias desde verano.

A partir del 1 de julio de este mismo años todos los coches que se homologuen para su posterior fabricación y venta deben contar con 8 sistemas de ayudas ADAS. Se trata de una serie de sistemas y ayudas a la conducción electrónica que contribuyen a evitar que tengamos un accidente. Todo ello dentro del plan de cero fallecidos en carretera que contempla la Unión Europea para 2050 y que en España se aplica a través de la DGT.

Cómo evita que te choques el control de crucero adaptativo

Las ADAS son un conjunto de sistemas que controlan constantemente tanto la posición de nuestro coche como lo que nos rodea, otros vehículos, señales de tráfico, incidencias… Todo ello a través de un sofisticado sistema de radares de ultrasonidos, láser, cámaras y sensores.


En conjunto su función es tanto advertirnos de posibles peligros, tal y como hace por ejemplo el control de fatiga, que detecta si estamos cansados y nos avisa, como intervenir incluso sobre la propia conducción si detecta que la colisión es inminente.


Éste es el caso del Control de Crucero Adaptativo. Éste sería su nombre genérico más popular, pero en función de la marca puede cambiar, por ejemplo Kia lo llama SCC (Smart Cruise Control) y VW ACC ( Adaptative Cruise Control).
Genéricamente el control de crucero adaptativo es una evolución del Cruise Control tradicional. Tal y como es popularmente conocido, era un sistema que vino de Estados Unidos y que allí se usaba para circular a bajas velocidades por sus interminables carreteras. Su funcionamiento era muy sencillo, bastaba con establecer una velocidad con unos mandos ubicados habitualmente en el volante, para que el coche mantuviera esa velocidad de forma constante, sin necesidad de acelerar ni de frenar.