306 - BMW Z1, un capricho

306

BMW Z1, un capricho

02 de Septiembre de 1989

Motor16 probaba esta semana de 1989 un BMW de capricho, el original Z1, un roadster con puertas deslizantes y motor de 6 cilindros. Entre las novedades, la nueva gama Renault 21 y la comparativa entre Fiat Uno Turbo, Opel Corsa GSI y Suzuki Swift 1.3 GTI.
Descargar revista


Era novedad la remozada gama del Renault 21 que, tras tresaños en el mercado, ofrecía una delantera y trasera remozadas al estilo del R25, así como un nuevo cuadro de mandos y una banda de protección lateral. Lanueva gama -cuyos precios iban desde los 2.045.000 pesetas del GTS a los3.500.000 del Turbo- ofrecía potencias en diesel entre 74 y 88 cv, que eran de92 a 175 en gasolina. El aire acondicionado y el cierre centralizado eran lanorma, excepto en el sumario TS, llevando ABS los TXE y Turbo.

Otra novedad eran los renovados y excelentes Mercedes W 124,que ahora se diferenciaban por una mayor dotación de madera en su interior y porla presencia de bandas laterales de poliuretano y  cromados en su exterior. Mecánicamente,aparecían  motores de 24 válvulasprocedentes de la nueva gama SL y cambios de 5 velocidades automáticos, asícomo cajas de 5 marchas para los 190 y 250 TD.

El coche probado era el novísimo BMW Z 1 (sobre 9 millonesde pesetas de precio y 170 cv), un más que original descapotable de sólo dosplazas, caracterizado por sus dos puertas deslizantes e inspirado enantepasados suyos como el 328 de 1937. Su carrocería muy lograda, deexcepcional rigidez, y su excelente 6 cilindros en línea eran sus activos; porel contrario, su alto precio y su difícil acceso con la capota alzada eran susinconvenientes.

La prueba comparativa enfrentaba a tres pequeños deportivos.Estos eran el homogéneo Fiat Uno Turbo IE (1.598.268 pesetas y 105 cv), elutilizable Opel Corsa GSI (1.571.788 pesetas y 100 cv) y el agraciado SuzukiSwift 1.3 GTI (1.830.000 pesetas y 101 cv). El rápido Uno Turbo destacaba porsus excelentes frenos, por sus brillantes prestaciones (196,3 y 16,7 y 30,5) ygracias a su comportamiento noble, no así en lo referente a sus asientos pocoenvolventes, a su confort mejorable o  asu embregue poco progresivo. El Corsa GSI ofrecía un motor alegre, unos asientoscómodos y unas relaciones de cambio adecuadas, residiendo sus fallos en susfrenos poco resistentes, en su escaso espacio trasero o en su falta de capacidadmotriz. En cuanto al Suzuki, dotado de frenos potentes, de brillantesprestaciones  y de un motor de buenrendimiento, presentaba defectos como su precio elevado, su suspensión dura ysu escasa instrumentación.

En lo deportivo cabía recordar el Rallye de los Mil Lagos,donde  el ganador era el MitsubishiGalant VR 4  de Ericsson y Billstam.

Finalmente, en el mojado GP de Bélgica de F 1 "Senna era elhombre de la lluvia" y llevaba a la victoria a su excelente McLaren -Honda.

 

 

 


Sigue Motor16
Salon