Ford Mustang Mach-E AWD RE 351 CV. Diversión asegurada
PRUEBA

Ford Mustang Mach-E AWD RE 351 CV. Diversión asegurada

La evolución de un icono hacia la electrificación no le ha salido nada mal a Ford. El Mustang Mach-E tiene una imagen impactante, es amplio y confortable en marcha, acelera en silencio que da gusto gracias al empuje de sus 351 CV, y hace gala de una personalidad deportiva que nos ha cautivado.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

15 de Agosto 2021 22:00

Comparte este artículo: 0 0

Hay vehículos eléctricos y vehículos eléctricos. Sí, no nos hemos vuelto locos. Hay un 'mantra' que dice que este tipo de automóviles tiene un claro enfoque urbano, debido a que no contaminan y a que la autonomía siempre dará más de sí debido a la escasa velocidad a la que se circula. Por eso son muy lógicas las opciones como un Fiat 500, un Renault Twingo o el Dacia Spring.

Y estamos de acuerdo. El problema es cuando pruebas, disfrutas y te diviertes en un modelo como el Mustang Mach-E. Se trata de una de las alternativas 0 emisiones que explica claramente que la máxima eficiencia no está reñida con las prestaciones o con un comportamiento deportivo que, antes de 'catarlo', dudábamos de que mereciera llevar el nombre de esa saga. Error. Así de claro.

Acaricia los 65.000 euros

Más allá de que es un vehículo ya de capricho por precio -64.963 euros sin opciones- y de que necesitamos puntos de carga ya 'demasiado' potentes debido a la contundencia de la batería extendida, hablamos de un modelo impactante por su físico, de gran rendimiento, buenas maneras dinámicas y un rango de acción que nos permite alejarnos de la gran urbe ya con una suficiencia que tranquiliza. Es cierto que no hay un Mustang Mach-E. Son varios. La gama contempla versiones con 269 CV, una batería de 75,7 kWh de capacidad y propulsión trasera o total, así como una variante con 294 CV RWD o nuestro protagonista, que incrementa la potencia hasta los 351 CV, introduce la tracción total y la batería presume de 98,7 kWh (88 útiles). En este caso la autonomía homologada es de 540 kilómetros. Ya veremos...

Si por fuera ha llamado la atención como si se tratase de una nave espacial, por dentro convence. Es amplio de verdad, con unas plazas traseras que gozan de un espacio para las piernas y una cota de anchura realmente generosas, beneficiadas además por un piso totalmente plano.

Eso sí, nadie negará que la vista se dirige siempre hacia la pantalla táctil del salpicadero, en formato vertical y un tamaño de ¡15,5 pulgadas! Prácticamente todas las funciones se monopolizan en ella, así que mejor que no se 'funda' porque nos quedaríamos prácticamente a ciegas. Resulta más intuitiva de lo esperado, pese a su multitud de menús, y muchas funciones se pueden realizar mediante un control por voz. Además, la climatización siempre se muestra a la vista y se maneja de manera directa.

Realmente espacioso

Señalar que, como comienza a ser habitual con las nuevas plataformas eléctricas, el Mustang Mach-E ofrece dos maleteros. El principal, detrás, contempla 402 litros, a los que hay sumar otros 81 bajo el capó delantero, un hueco que además presenta un desagüe para poder lavar objetos.

Nuestra versión es actualmente la más potente de la gama, a la espera de que llegue la variante GT con 487 CV. La batería se ubica bajo el piso y presenta dos motores, uno en cada eje, que suman 351 CV y dotan al conjunto de tracción total. Sí, sin necesidad de una unión física. La electrónica es la encargada de jugar con la motricidad entre ambos ejes para optimizar la estabilidad del conjunto.

Sus prestaciones son de notable alto. Acelera de manera más que brillante. Digamos que lo borda hasta 50 km/h -2,2 segundos-, sorprende hasta los 100 km/h -5,3 segundos- y a partir de 120 km/h se humaniza, 'tira' pero ya sin tanto furor. En cualquier caso adelantar es casi un juego de niños: pasar de 70 a 110 km/h se traduce en 3,2 segundos y 83 metros para completar la maniobra.

En datosEn datos

En datosEn datos

El chasis recurre a sendos esquemas independientes, McPherson delante y multibrazo detrás, aunque no contempla suspensión adaptativa -se reserva para el GT-. No es fácil neutralizar un peso que con lo puesto arroja 2.227 kilos -596 sólo para la batería-, pero cumple. La dirección no es muy directa y el volante se antoja algo grande para un uso deportivo, aunque entra y sale de las curvas con más agilidad de lo esperado. La carrocería no puede evitar ciertos balanceos, pero una vez que se controlan las inercias se puede pasar un buen rato.

Y es que la tracción total siempre da prioridad al eje trasero cuando detecta que queremos correr. Y eso implica que la zaga deslice si aceleramos con energía al entrar en una curva y tengamos que contravolantear. Y si nos pasamos de ímpetu la electrónica actúa mientras seguimos con una sonrisa de oreja a oreja.

Un comportamiento de deportivo

El Mustang Mach-E contempla tres modos de conducción, Active, Whisper y Untamed, vamos, los conocidos Normal, Eco y Sport. También podemos activar un sonido que simula un V8 de manera artificial por los altavoces, y la función e-Pedal, muy agresiva, nos permitirá regenerar la máxima energía y prescindir prácticamente del pedal del freno. Por cierto, si se pisa, frena de lujo.

Confortable en marcha, es un buen viajero por su escaso ruido de rodadura, y en ciudad su reducido radio de giro y altura son sus grandes aliados, pese a que su enorme capó y anchura nos transmiten la sensación de que llevamos algo más grande al volante.

.

En la urbe el consumo medio ha sido de 16 kWh y en carretera arrojó sólo 19kWh. Son cifras muy atractivas para su potencia y peso. Sin embargo, en autopista, a velocidad mantenida de 120 km/h, se incrementó hasta 26. Si hacemos la media de nuestro recorrido habitual nos sale 21,6 kWh. Y la autonomía se reduciría hasta los 407 kilómetros, en lugar de los 580 homologados. En ciudad nos daría para 550.

El 'problema' es que una batería de 88 kWh útiles necesita de cargadores de 'categoría'. Por eso admite hasta 150 kW de carga, que en 45 minutos es capaz de almacenar hasta un 80 por ciento. En uno de 50 KW (que cargaba a 42,3 reales) introdujo una media de 30 kWh cada hora -Ford anuncia 1,5 horas hasta el 80 por ciento- y en una Wallbox de 11 kW necesita 7,2 horas. En corriente alterna no es aconsejable apostar en casa por menos de 7,4 kW porque si no la operación se eterniza, llegando hasta 36 horas para alcanzar el 80 por ciento. Estas funciones, y algunas más, se pueden programar y gestionar desde la aplicación Ford Pass.

LA CLAVE

Esperaba mucho del Mustang Mach-E, pero quizás lo que más me ha sorprendido es su gran confort de marcha, su habitabilidad y, sobre todo, su talante deportivo. Sabía que su rendimiento sería bueno por su potencia, pero no esperaba que fuese tan divertido y juguetón por su condición de tracción total. El eje trasero se insinúa a la mínima, aunque hay que medir bien las inercias. Buena autonomía y consumos... y paciencia con las recargas.

EL DETALLE

Ayudas del Plan Moves iii. Sí, pero no...

El Plan Moves III acaba de activarse y contempla suculentas ayudas a la compra de vehículos eléctricos, llegando hasta los 7.000 euros en el caso de que se achatarrate un vehículo con más de siete años de antigüedad. El problema es que el límite de la compra se sitúa en 45.000 euros (sin IVA). Por lo tanto, nuestro protagonista se queda fuera, como el resto de versiones con tracción total o batería de 98,7 kWh. Sí que cumple con el plan la variante de acceso, con propulsión trasera, batería de 75,7 kWh y 269 CV, que estaría disponible desde 41.472 euros con ayudas.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon