Renault Twingo Electric. Más que apetecible
AL VOLANTE

Renault Twingo Electric. Más que apetecible

Si ya de por sí el Renault Twingo de tercera generación era un vehículo urbano muy especial por su condición de motor atrás y tracción trasera, la llegada de la versión eléctrica le convierte en un urbanita exclusivo con mucho potencial gracias a sus características.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

15 de Diciembre 2020 22:00

Comparte este artículo: 0 0

El nuevo urbano de la firma francesa cuenta con un diseño original y divertido, interesantes posibilidades de personalización, un consumo y una autonomía mejores de lo esperado y, sobre todo, un precio muy competitivo que aplicando los descuentos y las ayudas podría partir de los poco más de 14.000 euros. Recordemos que la tercera generación del Twingo nació fruto del acuerdo con Daimler que lanzó a su vez el último Smart Forfour y ambos ya estaban preparados para convertirse en unidades eléctricas. De hecho Renault ha decidido, como lo hizo Mercedes, que sus Twingo en España ya solo serán eléctricos, por lo que desaparecen las versiones con motor térmico. Y ese desarrollo, sabiendo que algún día el Twingo sería eléctrico, ha permitido al modelo francés mantener su maletero de 188 litros y su habitabilidad, con espacio para dos adultos y dos chavales.

El Twingo Electric lleva un motor eléctrico en la parte trasera debajo del maletero con el equivalente a 81 caballos, el mismo que montaba antes el Zoe, y una batería LG de ion litio con 21,4 kWh útiles y 165 kilogramos de peso situada bajo los asientos delanteros que además reparte el peso y baja el centro de gravedad. Y bajo el capó delantero se encuentra todo un sistema de refrigeración con agua para las baterías que actúa incluso cuando el coche se está cargando y esas baterías alcanzan una temperatura muy elevada. Además el Twingo eléctrico admite cargas en corriente alterna y enchufe mono-trifásico de entre 2 y 22 kW, una potencia máxima de carga, como la del Zoe con el cargador integrado en el motor, pocas veces disponible en otros modelos de la competencia que le permite llenar la batería en 1 hora y 30 minutos, aunque lo normal con una Wallbox de 7,4 kW serían unas 4 horas.

El urbano eléctrico de Renault ofrece un cambio automático de una marcha con un carril izquierdo que dispone de un modo B secuencial con tres diferentes modos de retención al levantar el pie del acelerador. Este sistema recupera energía y en muchas ocasiones evitan tener que utilizar el freno. El B1 apenas retiene y deja que el coche aproveche al máximo la inercia casi simulando un modo "a vela" pero recargando ligeramente la batería. El modo B2, que se activa por defecto, es aconsejable para recorridos mixtos y ya pone en marcha una retención moderada pero que se aprecia al volante y ayuda en muchas ocasiones a no tener que pisar el freno. Y el modo B3 es aconsejable para ciudad ya que es el que más retiene, y cuando uno se acostumbra, el freno solo se utiliza para detener el coche en los últimos metros y la batería se regenera de forma rápida ganando kilómetros de autonomía de una forma bastante rápida. Pero no necesariamente el B3 hay que utilizarlo exclusivamente en ciudad ya que una bajada prolongada en carretera sin mucha circulación ni ningún otro coche pegado a la parte trasera, pueden permitir recuperar unos cuantos kilómetros de autonomía de golpe. El sistema es bastante adictivo en tanto en cuanto se comprueba su eficacia y como se actúa sobre la palanca de forma secuencial, al final uno se encuentra cambiando a las diferentes modos como si de un cambio normal se tratara.

Nos ponemos en marcha

Comenzamos nuestra toma de contacto con el Twingo Electric realizando un recorrido de 35 km por autovía a un máximo de 100 km/h y al finalizar el ordenador de consumo marca 13,8 kWh/100 km, eso sí en el escenario menos propicio para un eléctrico. Hemos realizado este recorrido en modo Eco, un modo en el que se limita la velocidad máxima a 100 km/h (para superarla hay que presionar a tope el acelerador y activar una especie de "Kick-down"). Después accedemos al entorno urbano, y en modo Eco y con el modo B3 activado reducimos el consumo a 11,5 kWh/100 km sin mucho esfuerzo y viendo como la cifra de autonomía crece en vez de reducirse. No, la autonomía del Twingo, siempre que su uso se limite al entorno urbano, no nos va a quitar el sueño aunque como es habitual los datos homologados sean bastante optimistas. De hecho Renault anuncia para su nuevo urbano eléctrico una autonomía de 190 km en ciclo mixto y normativa WLTP, la más realista y la que más se acerca al resultado en circulación real. Pero según la marca francesa esta cifra aumenta hasta los 225 kilómetros si se activa el modo Eco y hasta los 270 en ciudad. Esta última cifra es la que nos parece más difícil de lograr ya que para recorrer esos kilómetros con una carga, la media de consumo tendría que bajar mucho de los 10 kWh/100 km, un logro prácticamente imposible después de esta primera toma de contacto.

Sin el modo Eco activado y con la palanca del cambio en D el Twingo Electric se convierte en un GTi urbano que sale el primero de los semáforos porque acelera de 0 a 50 km/h en 4,2 segundos y de 0 a 100 km/h en 12,9 segundos, prácticamente lo que tardaba el Twingo TCe de 95 CV con cambio automático EDC. Además, esta versión eléctrica callejea con una agilidad inusitada, y parte de ello se debe a la extraordinaria facilidad para moverse o aparcar que tiene gracias a unas ruedas delanteras que giran 45º al no encontrar el motor como obstáculo en su camino de giro. Esto le otorga un diámetro de giro entre bordillos de 8,6 metros con casi 4 vueltas de volante, la misma cifra lograda por el Honda e y una ventaja definitiva en el entorno urbano. Pero el Twingo eléctrico también puede hacer escapadas fuera de la ciudad y si se presentan curvas el modelo urbano muestra un comportamiento y una agilidad muy superior a la que recordamos de cualquier Twingo con motor térmico. Una ventaja responsabilidad de la situación de las baterías y el magnífico reparto de pesos, además de una suspensión muy bien ajustada a los 68 kilogramos más de peso respecto a un Twingo TCe 95 CV EDC.

Dos niveles de acabado

En su interior el Twingo ofrece un salpicadero minimalista con una pantalla de 7 pulgadas y un cuadro tras el volante que ofrece toda la información necesaria para controlar el funcionamiento del sistema eléctrico. El coche está muy bien hecho, todo está en su sitio, hay grandes espacios de almacenamiento y se puede personalizar, pero el volante no es regulable en profundidad, no existe ni en opción botón de arranque sino la típica llave bastante voluminosa y el freno de mano es de palanca. El Twingo se ofrece desde el principio con dos niveles de acabado: ZEN y el modelo de lanzamiento que es la Serie Limitada Vibes. Esta última puede estar pintada en el color específico y exclusivo "naranja Valencia" (creado por Miguel Iranzo) o en otros seis colores e incluye un stripping que recorre el coche desde la puerta delantera hasta la puerta trasera opuesta pasando por el techo. Las molduras laterales y protecciones inferiores de puertas llevan el distintivo "Vibes", las llantas de aleación son de 16 pulgadas diamantadas blancas y con cubre-tuercas naranja y las rejillas de la calandra delantera van pintadas en blanco. En el interior adopta una tapicería exclusiva de polipiel/tela con banda naranja en los asientos delanteros, un ribete naranja alrededor de la palanca de velocidades y de las alfombrillas específicas, pespuntes color naranja en los paneles de puertas.

Además, el Twingo Electric añade a la oferta el sistema Easy Connect como en el Zoe, con unos servicios concebidos específicamente por Renault para que la utilización de un vehículo eléctrico sea la experiencia más positiva. Y a través de la aplicación MY Renault o del sistema a bordo Renault EASY LINK, es posible programar la recarga del vehículo para, por ejemplo, aprovechar al máximo las horas de baja demanda, entre otras muchas posibilidades.

El Twingo Electric en acabado Zen cuesta 20.915 euros sin descuentos ni ayudas (21.870 el acabado Vibes), por lo que si tenemos en cuenta que del Moves se pueden descontar hasta 6.000 euros entregando un coche viejo para achatarrar, el nuevo eléctrico urbano de Renault se podría comprar por poco más de 14.000 euros, un precio muy competitivo en un mercado en el que no faltan rivales. Pero poco consiguen hacer sombra a este Twingo en cuanto al equipamiento, porque el Zen ya presume de contar con luces diurnas LED,climatizador automático, sistema Easy Link con pantalla táctil de 7 pulgadas, navegador y Pack Sound, llantas de 15 pulgadas, volante en cuero, cámara de visión trasera y sensores de aparcamiento, cristales traseros tintados...

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon