Audi RS Q8. Citius, altius, fortius
PRUEBA

Audi RS Q8. Citius, altius, fortius

Se trata de una expresión latina que significa "más rápido, más alto y más fuerte", y además de ser el lema de los Juegos Olímpicos, se ajusta como un guante a la poderosa imagen del Audi RS Q8, un aparato de 600 caballos y 2,4 toneladas que cuesta 160.000 euros.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

30 de Mayo 2021 22:00

Comparte este artículo: 0 0

Bienvenidos al mundo de los SUV con motor V8 de alta cilindrada y potencia, a un territorio en el que peso, consumo y precio dejan de ser determinantes en la decisión de compra en aras de otras cifras que cobran mayor protagonismo, como la de los caballos, el número de cilindros o las prestaciones. Hace años que este tipo de vehículos existe, pero parece que la moda SUV en Europa ha disparado las novedades en este segmento, además de convertirlos en modelos casi de culto. Aunque para culto el que se profesa a estos 'tanques de carreras' en Estados Unidos, una paradoja en un país con los límites más estrictos de velocidad. Sólo por recordar algún detalle, en 1998 el Jeep Grand Cherokee Limited 5.9 V8 desarrollaba 237 CV y aceleraba de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos. Y era un fuera de serie. Ahora, Dodge acaba de presentar en aquel mercado su Durango SRT Hellcat, con motor V8 6.2, para convertirse en el SUV no eléctrico más potente del mundo, con 710 CV y 875 Nm de par máximo. La marca estadounidense asegura que el 'angelito' acelera de 0 a 97 km/h en 3,5 segundos, el mejor dato frente a sus rivales europeos. Pero al margen de la potencia o las prestaciones, en Europa el planteamiento es otro. Por ejemplo, en España se venden alrededor de 60 alternativas con carrocería SUV y motores de más de 500 CV, pero en casi todos se ha cuidado de manera especial el tema del consumo, sobre todo obligados por una normativa de emisiones mucho más exigente. Sin ir más lejos, nuestro protagonista, el Audi RS Q8, además de tener derecho -por ahora- a la etiqueta ECO gracias a la tecnología Mild Hybrid de 48 voltios, añade sistema de desconexión de cilindros, función Stop/Start y conducción 'a vela' por inercia cuando levantamos el pie del acelerador. También un modo de conducción Efficiency muy eficaz. Con estas inestimables ayudas el RS Q8 ha conseguido homologar un consumo medio inferior a 14 litros cada 100 kilómetros, y a 120 km/h nosotros hemos conseguido medir unos más que razonables 11,0 l/100 km, aunque lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible, y en ciudad la cifra de gasto ha llegado a los 25 litros. Pero sería injusto centrar la prueba del RS Q8 en el consumo, porque no es ni mucho menos la clave del coche.

El RS Q8 es un portento por potencia, prestaciones, agrado de uso, eficacia en curva, amplitud, versatilidad, estética y tecnología. Su motor es el mismo que utilizan, entre otros, el Lamborghini Urus o el Bentley Bentayga; pero en este caso la potencia anunciada es de 600 CV, asociados a un cambio automático de 8 relaciones y convertidor de par. Y todo eso permite que este imponente SUV de cinco metros de largo y casi 2,5 toneladas de peso acelere de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos -3,9 en nuestras mediciones-. Eso es lo mismo que decir que esta mole acelera más rápido que un Alpine S, 1.200 kilos más ligero; o que se queda a tan solo 4 décimas de segundo de la marca de un Porsche 911 GT3, 880 kilos más ligero. Durante las mediciones de aceleración en el INTA, en circuito cerrado, el equipo de nuestro Centro Técnico ha destacado la confianza que transmite el coche a alta velocidad, ya que en la aceleración de 0 a 1.000 metros el RS Q8 llega al primer kilómetro, saliendo desde parado, a nada menos que 240 km/h.

Pero hay más. Si el SUV alemán va equipado con todo lo que lleva de serie más alguna opción extra del tipo diferencial deportivo o estabilizadoras activas del balanceo, el comportamiento en curva del RS Q8 es tan eficaz y sorprendente que uno se olvida del tamaño y peso del coche hasta que las leyes físicas hacen de las suyas y las dos toneladas y media dicen aquí estamos... Pero incluso sin esas ayudas opcionales, la suspensión neumática de serie del RS más grande de Audi unida a la dirección a las cuatro ruedas, también de serie, convierten al Q8 más potente en un eficaz y manejable deportivo con un aplomo magnífico y una solidez destacable. El RS Q8 ofrece ocho modos de conducción, entre los que destacan dos para fuera del asfalto y tres para sacarle todo el jugo al par y la potencia. Entre ellos los programas RS1 y RS2, que se pueden activar desde el volante y ofrecen un plus de deportividad que no va a decepcionar al cliente de este coche. Pero el RS Q8 también puede ser el compañero más dócil en modo Auto o el antes citado Efficiency. En este último, el RS Q8 es capaz, saliendo desde parado a punta de gas, de engranar hasta quinta en menos de 100 metros, y la insonorización está tan lograda que no tiene nada que envidiar a la mejor limusina.

Una de las pocas pegas que se le pueden poner al 'muscle car' alemán es la cantidad de ayudas a la conducción que ofrece con sobreprecio, algo que no cuadra con un coste de 160.000 euros; por cierto, bastante competitivo en su clase y en Europa aunque lejos de los precios del otro lado del charco, ya que un Dodge Durango SRT Hellcat, muy avanzado tecnológicamente, cuesta al cambio unos 70.000 euros.

LA CLAVE

Se codea de tú a tú con lo más granado de marcas como Porsche, BMW, Lamborghini o Mercedes-Benz. Pero los 600 CV llegan en este caso asociados al estilo, calidad, agrado y efectividad habituales en la marca de los cuatro aros. El RS Q8 combina la deportividad de cualquier RS, pero en formato XXL. ¡Brutal!

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon