miércoles, 30 noviembre 2022

Prueba del Suzuki Vitara Strong. Ahora sí es híbrido

La última novedad de peso en la gama Vitara de la marca japonesa es esta versión Strong, que apuesta ya por un sistema híbrido ‘completo’, más sofisticado que los conocidos ‘mild hybrid’ empleados hasta ahora, aunque ambas tecnologías presumen de la etiqueta medioambiental ECO de la DGT. Te contamos a continuación la prueba que hemos realizado al Suzuki Vitara Strong.

Asistente de conducción a la carta

El asistente de conducción ofrece los perfiles Snow (superficies de baja adherencia como barro o nieve), Auto y Sport (que alienta su personalidad más deportiva). También contempla una función Lock que bloquea el diferencial central hasta los 60 km/h e incorpora un práctico control de descensos. Por último, ofrece una función ECO para paliar en parte la sed de cara al consumo (ideal para movernos en tráfico urbano).

Suzuki Vitara 1.5 4x4 Strong  AGS

Agradable en ciudad y refinado en carretera, su conducción se asemeja mucho a la de un turismo, pese a que estamos sentados en un plano algo más elevado, como corresponde a una silueta de corte SUV. Y pese al perfil asfáltico de los neumáticos, el Vitara Strong sí que es una de las mejores opciones offroad en su segmento.

A las ayudas electrónicas en este sentido añade una altura respecto al suelo de 175 milímetros. Te sorprendería su compromiso fuera del asfalto, mucho mayor de lo esperado en un primer momento, y más que suficiente para un conductor medio sin grandes ambiciones offroad.

Medidas del Suzuki Vitara Strong

Este modelo mide 4,18 metros de longitud, 1,78 de ancho y 1,61 de alto. La distancia entre ejes se va hasta los 2,50 metros y presenta un radio de giro de 5,2 metros. Se encuadra en el popular segmento B-SUV que tanto ha ido creciendo en número de comensales en los últimos años. En este sentido el Vitara es uno de los que más experiencia e historia tiene a su espalda.

Suzuki Vitara 1.5 4x4 Strong  AGS

El interior se remata con rigor y de una manera sencilla y práctica. Cuenta con materiales acolchados en la parte superior del salpicadero, pero la presentación no deslumbra. Tampoco lo pretende. La habitabilidad es buena en ambas filas y el tacto general es bueno y preciso.

Quizás se haya quedado algo por detrás a la hora de aportar detalles como una información digital apoyada en generosas pantallas, un freno de estacionamiento eléctrico o una banqueta trasera con regulación longitudinal.

También nos hubiera gustado que la pantalla táctil del salpicadero de 7 pulgadas se ubicara en una posición más elevada, cambiando el sitio con las salidas de aire. Y puestos a pedir que el sistema multimedia tuviera unos gráficos más actuales y sofisticados (algunos modelos japoneses no se esfuerzan demasiado en este sentido). En cualquier caso nuestra versión cuenta de serie con navegador y conectividad Android Auto, Apple CarPlay y Mirror Link.

El maletero paga el pato

Ya hemos comentado que la habitabilidad es notable. No ocurre lo mismo con la capacidad del maletero. Su volumen se queda en 289 litros, frente a los 362 que brindan las variantes ‘mild hybrid’. El motivo es que parte de la batería de iones de litio se ubica bajo el piso del compartimento de carga. Tampoco encontramos rueda de repuesto, algo que nos parece vital en un vehículo con cierta tendencia a salir del asfalto.

Suzuki Vitara 1.5 4x4 Strong  AGS

Por último, señalar que la dotación de serie del Vitara Strong Hybrid AGS GLX es sumamente completa. De hecho presume de faros Full LED, alerta por cambio de carril involuntario con mantenimiento de trayectoria, control predictivo de la frenada, alerta de fatiga del conductor, reconocimiento de señales de tráfico, asistente de tráfico cruzado en la zaga, control del ángulo muerto, asistente de arranque en pendiente, control de descensos, control de presión del aire en los neumáticos, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, control de velocidad de crucero adaptativo, climatizador, cámara de visión trasera, navegador…