jueves, 9 febrero 2023

Zapatos prohibidos: no los uses para conducir tu coche

Los conductores pueden llevar zapatos muy diferentes dependiendo de la época del año. Aunque conducir sólo suponga una minúscula parte de día, no debes menospreciar la importancia de llevar un calzado apropiado para ese momento concreto. Igual que no correrías una maratón en tacones, o no irías con botas a la piscina, no puedes ponerte al volante cualquier calzado, solo porque el trayecto va a ser corto.

Para conducir hay que estar cómodos, y está comodidad empieza por los pies. Esta parte del cuerpo juega un papel muy importante en la conducción y tienes que tener el 100% del control de los pedales para poder conducir de manera segura. Por eso hay cierto tipo de calzados que están vetados para conducir y si la DGT te pilla conduciendo con ellos te puede multar. ¿Te imaginas cuáles los zapatos prohibidos?

Zapatos prohibidos: Botas de seguridad

Empezamos por el calzado prohibido más sorprendente: las botas de seguridad. Este tipo de calzado, que es obligatorio en muchos sectores como el de la construcción, está pensado para proteger los dedos de los pies, y el pie en general, de caídas de objetos, accidentes eléctricos o cualquier otro tipo de percance.

Estos zapatos no son recomendables para conducir porque son muy rígidos y tienen una suela demasiado gruesa que reduce al mínimo la sensibilidad sobre los pedales, comprometiendo la capacidad de reacción del conductor ante situaciones límite. Hay calzado especial para transportistas que sí es apto para conducir. Tiene una apariencia parecida a las demás botas de seguridad, pero es más flexible y tiene una suela más fina.

zapatos