miércoles, 10 agosto 2022

Ventajas e inconvenientes de cambiar el tamaño de las ruedas de tu coche

Llega la hora de cambiar los neumáticos del coche y comenzamos a echar números. Buscamos precios, intentamos pillar alguna oferta para que la operación nos salga más económica y, en algunos casos, nos planteamos incluso cambiar la medida homologada. En ocasiones lo hacemos por estética, sin tener en cuenta que eso trae consigo cambios en el comportamiento del coche o en el consumo. A continuación te explicamos las ventajas e inconvenientes de cambiar el tamaño de tus ruedas.

Vigilar la presión del aire y la profundidad del dibujo

Antes de entrar de lleno en materia, señalar que no servirá de nada poner el mejor de los neumáticos si luego no controlamos periódicamente la presión correcta. Cuando lo hagamos debemos comprobarlo siempre con la rueda en frío. Y con el paso del tiempo hay que testificar que la profundidad del dibujo sea la adecuada, superior a 1,6 milímetros, y comprobar los testigos de desgaste.

Tampoco vale de nada montar unos buenos neumáticos si luego los situamos con diferentes características en el mismo eje. Es muy común cambiar solamente dos gomas a la vez. Si el vehículo es de tracción delantera se suelen cambiar las ruedas de ese eje, que sufren el mayor desgaste.

Si tenemos un vehículo con tracción total, y más si es permanente, como en el caso de los Subaru, lo más indicado es cambiar las cuatro ruedas a la vez. Y, por supuesto, nada de cambiar sólo las de un mismo lado. Todavía queda alguno que se plantea cambiar primero las del lado derecho porque sufren más desgaste con las cunetas en carretera.

Comprobar el estado del neumático.

Grave error. Lo ideal es que los cuatro neumáticos sean iguales. Y si no es así, al menos que lo sean los del mismo eje. Nunca poner gomas diferentes en el mismo eje porque varía la adherencia y el vehículo será incontrolable en caso de apuro. Y es obligado comprobar el estado de la banda de rodadura, que el desgaste sea uniforme, verificar bultos y pellizcos provocados por los bordillos…