Un mini 45 EV de Hyundai para ayudar a niños enfermos
EN EL HOSPITAL INFANTIL SJD DE BARCELONA

Un mini 45 EV de Hyundai para ayudar a niños enfermos

Hyundai ha donado un minicoche basado en el EV 45 al Hospital Infantil SJD de Barcelona, donde se utilizará para ayudar a los niños enfermos en sus terapias. Este modelo tiene una tecnología que monitoriza las expresiones faciales y la frecuencia cardíaca y respiratoria.

Montse Turiel

Montse Turiel

25 de Diciembre 2020 10:00

Comparte este artículo: 0 0

Hyundai mostró el pasado mes un minicoche basado en el concept EV 45, el futuro crossover eléctrico de la marca. Un modelo que ahora ha donado al Hospital Infantil SJD de Barcelona para ayudar a los niños que se encuentran hospitalizados en sus tratamientos.

¿Qué labor puede desempeñar este coche en un hospital? El minicoche de Hyundai incorpora una tecnología denominada Emotion Adaptive Vehicle Control -(Control del Vehículo Adaptado a las Emociones (EAVC), que monitoriza las expresiones faciales y la frecuencia cardíaca y respiratoria de la persona que va al volante y combina estas lecturas con la información del vehículo, incluida la velocidad, la aceleración, el ruido y la vibración.

En el hospital, el vehículo se utilizará para apoyar la movilidad de los pequeños desde la cama hasta la sala de tratamiento,de forma que puedan desplazarse de una forma divertida y segura y vencer los miedos.

Reconocimiento de emociones

El coche interactúa con el pequeño que va al volante a través de un sistema de reconocimiento de emociones faciales, un cinturón de ejercicios respiratorios, un sensor de monitorización de la frecuencia cardíaca, un sistema de iluminación y un dispensador de aromas adaptados a las emociones.

El sistema de reconocimiento de emociones utiliza una cámara para identificar cómo se siente la persona que viaja en el coche. Las bolsas de aire del cinturón aplican una suave presión que ayuda a reducir la ansiedad y favorece una respiración más estable y el sensor de monitorización del ritmo cardíaco mide las frecuencias cardíaca y respiratoria.

Los estados emocionales del niño se muestran en colores verde, amarillo o rojo, una herramienta muy útil para el personal sanitario. Además, el dispensador de aroma rocía una fragancia sincronizada con la respiración y también hace burbujas para celebrar el progreso del menor en su camino hacia la terapia.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon