miércoles, 30 noviembre 2022

El truco infalible para saber si se te ha pinchado una rueda

¿No te ha pasado nunca? Si es así no sabes lo afortunado que eres… Sufrir un pinchazo es una mala experiencia a la que casi todos los conductores se enfrentan una vez en la vida. Los neumáticos, al estar siempre en contacto con el asfalto, tienen esto. Sufrir daños al circular por ciertas zonas más deterioradas, tener la mala fortuna de pasar sobre un clavo o, tan solo, fruto de un mal mantenimiento… Da igual. Todo aquel al que se le ha pinchado una rueda ha pasado por esta especie de odisea.

El percance, además, suele terminar con una costosa visita al taller. Por no hablar de la pérdida de tiempo y dinero que supone. Pero quizás, si has optado por el plan más económico, a lo mejor has podido percatarte de que arreglar un neumático pinchado no tiene por qué ser un trabajo difícil, ni mucho menos.

Vigila las pérdidas de aire de los neumáticos

También es posible detectar fácilmente que una de las gomas está deteriorada o que ha pinchado de manera leve si notamos que el neumático pierde aire con asiduidad. Si al usar el coche encontramos la rueda más baja o si cada vez que comprobamos la presión esta no está en la medida adecuada, esto será sinónimo inequívoco de que el neumático pierde por alguna pequeña fuga o fisura.

Ante las dudas que te puedan surgir, lo más importante es que mires el manual de instrucciones del fabricante del vehículo para saber la medida de presión óptima que ha de tener y poder cotejar así tus mediciones.

Cómo cambiar los neumáticos sin ir al taller