domingo, 3 julio 2022

El secreto para que tu coche no se caliente al sol

¿Tu coche parece un horno cada vez que lo usas en verano? Cómo enfriar un coche aparcado al sol en verano puede convertirse en la pregunta del millón. Tras muchas horas al sol, el coche puede sobrecalentarse y esto puede desembocar, a su vez, en una avería que no te saldrá barata. Para que te hagas una idea, la reparación del termostato ronda los 120 euros o, por ejemplo, la del electroventilador puede alcanzar los 350 euros.

En verano, las vacaciones y los días libres convierten nuestro coche en un elemento imprescindible con el que movernos, pero hay determinados momentos en los que no sabemos cómo eliminar el insoportable calor del interior. Se ha cocido al sol a fuego lento durante algunas horas y ahora supera los 50 grados, los asientos queman, el volante arde y el sudor casi no nos deja ver. No hay solución mágica a esto pero sí un truco útil.

Bombea el aire caliente hacia afuera

Puede parecer poco ortodoxo, pero funciona. El objetivo de este proceso manual es retirar el aire caliente acumulado en el interior del coche con la ayuda de una de las puertas. Deja abierta una de las ventanillas al 50% y abre y cierra una de las puertas delanteras sin parar durante un minuto. De esta forma bombearás todo el aire del habitáculo hacia afuera y habrás reducido la temperatura del interior en más de 15 grados en un tiempo récord.

Ahora ya podrás emprender la marcha y no exigirás tanto al motor y al climatizador para conseguir la temperatura agradable que necesitas. Si no quieres ponerte a hacer ejercicio estando muerto de calor, al menos abre todas las ventanillas durante un par de minutos y luego entra al vehículo, tu coche lo agradecerá… y, por supuesto, lleva a cabo las siguientes recomendaciones que permitirán que tu coche sufra menos y evite averías a causa del sol.

ventanilla