Toyota Land Cruiser 2.8 D-4D. Nuevo propulsor más eficiente
CON EL MOTOR DEL HILUX

Toyota Land Cruiser 2.8 D-4D. Nuevo propulsor más eficiente

A partir del próximo 1 de julio estará en los concesionarios de Toyota en Reino Unido el Land Cruiser con un nuevo propulsor 2.8 D-4D que es más eficiente que el actual 3.0 D-4D.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

28 de Junio 2015 13:00

Comparte este artículo: 0 0

Actualmente en Reino Unido, el Toyota Land Cruiser se comercializa con un único propulsor 3.0 D-4D que genera una potencia de 173 CV. Sin embargo, en España ya tenemos desde hace tiempo la actualización de este mismo propulsor diésel, pues aquí genera nada menos que 190 CV y un par máximo de 420 Nm. Se encuentra disponible tanto para la carrocería de tres como de cinco puertas, además de que se combina con un cambio manual de seis marchas u otro automático de 5 relaciones.

Más par motor con el cambio automático

En España es una incógnita, pero en Reino Unido, a partir del 1 de julio estarán en los concesionarios los Toyota Land Cruiser con un nuevo propulsor denominado 1GD y que es el mismo 2.8 D-4D que utiliza el renovado Toyota Hilux. Semejante propulsor eroga una potencia de 174 CV y también un par máximo de 420 Nm que están disponibles entre 1.600 y 2.400 rpm. Dicho par asciende hasta los 450 Nm si optamos por la nueva caja de cambios automática que ahora tiene 6 velocidades (antes cinco relaciones).

Sus prestaciones se desconocen, pero no serán peores que las que ofrece ahora con el 3.0 D-4D, mientras que su consumo medio se reduce un 9 por ciento, y lo más importante es que este propulsor 2.8 D-4D cumple la norma Euro6 de emisiones contaminantes, y por esta razón es por la que podría llegar también a España y al resto de Europa, pues el actual propulsor no cumple dicha norma.

Baja de los 200 g/km de CO2

Toyota se reserva información y sólo anuncia que un Land Cruiser 2.8 D-4D de cinco puertas y con cambio automático homologa un consumo medio de 7,2 l/100 km con unas emisiones de 194 g/km de CO2. La misma versión en España anuncia un consumo medio de 8,1 l/100 km y unas emisiones de 213 g/km de CO2. Además de ser más ahorrador, también permite que la versión más "gastona" no supere los 200 g/km de CO2, con el consiguiente ahorro en el impuesto de matriculación. Sólo han hablado de consumo con cambio automático y queda saber si los manuales se combinan con el sistema Start/Stop, que aún no equipan los Toyota Land Cruiser.

Ahora sólo queda esperar si finalmente Toyota decide acoplar este nuevo propulsor en los Land Cruiser que se venderán en nuestro mercado.

Artículos recomendados