miércoles, 30 noviembre 2022

El sencillo gesto que debes tener la primera vez que conduces un coche automático

En el parque automovilístico español y en el europeo en general el auge de los coches con cambio automático es sencillamente imparable. Sorprende a nivel europeo, pero sorprende aún más a nivel nacional, puesto que España era tradicionalmente un país reacio a este tipo de cambios automáticos. Dos eran los motivos fundamentales de esta negativa a los cambios automáticos, por un lado son más caros que los manuales, y por otro su supuesta falta de fiabilidad.

Evita un frenazo brutal

Las consecuencias de un frenazo de estas características son dos. Por un lado existe la posibilidad de que le rompamos el cuello a alguno de los ocupantes del coche, en el sentido metafórico. Un buen susto sin duda.

Pero lo realmente grave es que este frenazo provoque un accidente por alcance, es decir que el coche que llevamos detrás se nos suba literalmente encima. Un accidente con consecuencias impredecibles.
Es por ello que el mejor consejo es que cuando te sientas al volante coloques el pie izquierdo literalmente debajo de tu asiento, con la rodilla ligeramente flexionada hacia la derecha.
De esta forma aunque el acto reflejo te empuje a pisar el pedal del embrague, el propio movimiento que tiene que hacer la pierna izquierda lo detendrá. Un sencillo truco que te hará perder por completo el miedo a los coches automáticos.