sábado, 4 febrero 2023

Todos los secretos de la correa de distribución de tu coche y la elevada factura por cambiarla

En concreto, una avería en el coche siempre es un drama, porque hasta la más mínima pieza sale a precio de oro, y la mano de obra tampoco es barata. Pero hay desperfectos preocupantes, específicamente como el de la correa de distribución, porque no solo te dejan tirado en la carretera, sino que además pueden provocar daños en el motor.

A continuación, en el artículo te diremos cuáles son esos síntomas que ponen en riesgo la integridad de tu vehículo.

Primer síntoma: ruidos acompasados

Primer síntoma: ruidos acompasados

En otras palabras, un primer síntoma de que la correa comienza a rasgarse, es que se oyen unos pequeños golpes en el motor, una especie de campanadas que se repite de manera rítmica. Este tipo de ruido puede significar otra cosa, como que el propulsor no está lubricando o que la presión del aceite es baja, pero en todos estos casos conviene acudir a un taller lo más pronto posible.