viernes, 1 julio 2022

Spofec radicaliza el Rolls Royce Dawn Black Badge

Para ello han modificado el chasis, el cual es ahora al completo de fibra de carbono. Además, la modificación de los guardabarros tanto de delante como de detrás, hacen el vehículo 13 centímetros más ancho de lo que ya era. Estos añaden al Rolls un aspecto mucho más agresivo, a lo que también ayuda el pequeño alerón que se ha añadido.

Unas llantas forjadas de 22 pulgadas fabricadas por Vossen son otro de los detalles a destacar en la estética de esta modificación. Van rodeadas con unos neumáticos mixtos 265/35 tanto adelante como detrás.

En cuanto a prestaciones, el Wraith Black Badge esconde bajo el capó un V12 Biturbo de 6.6 litros que produce 677 CV llegando a alcanzar los 980 Nm de par. Lejos de los 539 CV y 840 Nm respectivamente del modelo original.

El 0-100 lo hace en 0,3 segundos menos que el modelo de fábrica, lo que supone un total de 4,6 tras la modificación.

La suspensión también ha sido retocada por Spofec. Es neumática, está recalibrada y acerca aún más el coche al suelo, 40 milímetros para ser exactos, aunque solo hasta que se alcanzan los 140 km/h, momento en el que las suspensiones vuelen a su altura regular.