Tesla Model S. El mejor eléctrico del mundo

Tesla Model S. El mejor eléctrico del mundo

Se mire por donde se mire, el Tesla Model S es un automóvil extraordinario: llamativo, lujoso, dinámico, prestacional... Incluso podríamos decir que es el mejor eléctrico del mundo.

Alberto Mallo

Alberto Mallo

17 de Diciembre 2014 14:00

Comparte este artículo: 0 0

Siempre se ha dicho que el Rolls-Royce es el mejor coche del mundo. Aplicando criterios aproximados, el mejor eléctrico es el Tesla S, un modelo de lujo y avanzada tecnología, construido enteramente en aluminio, que no desmerece frente a referencias de la talla de un Audi A7 Sportback o de un BMW Serie 5.

Tesla es el especialista con mayor experiencia de la electrificación aplicada al automóvil. Empezó en 2005 con el modelo Roadster, del que produjo 2.500 unidades hasta 2012; ha desarrollado la tecnología eléctrica del Mercedes-Benz Clase B, y la del Toyota RAV4. Todo su saber hacer lo ha volcado ahora en esta berlina de 4,97 m de longitud, cuyo motor eléctrico se alimenta por una batería de ión-litio con refrigeración líquida. Ésta puede ser de 40, 60 u 85 kW/h de capacidad para dar lugar a diferentes versiones (como referencia, la batería de un Nissan Leaf es de 24 kW/h), cuyos precios van desde 70.000 a 100.000 euros.

En EE UU ya se han vendido 15.000 unidades del Model S desde agosto de 2012. Es decir, no se trata de un modelo de producción confidencial como el Mercedes SLS AMG Electric Drive, en el que muchos habrán pensado al hacer la comparación con Rolls-Royce. Nos estamos refiriendo a un modelo fabricado en gran serie.

Desembarco en Europa

Ahora le toca el turno a Europa, donde Tesla aspira a comercializar el 40 por ciento de su producción total. En Noruega ha sido el coche más vendido durante el mes de septiembre (616 unidades) por delante del Volkswagen Golf, gracias a las especiales condiciones impositivas para los vehículos eléctricos en ese país; la otra razón es que muchos se revenden a un precio superior al de tarifa a quienes no quieren esperar los 6 meses de demora que tienen las entregas de los nuevos. Actualmente hay 12 concesionarios europeos, y en dos años se espera contar con otros 12, uno de ellos en España.

Precisamente en nuestro país (donde se vendieron unas 15 unidades del Roadster) ya se han entregado 3 Model S. La unidad que nosotros hemos tenido oportunidad de conducir es una de 85 kW/h, la más potente de la gama. Salió de la fábrica de Freemont, California, hace unas semanas. Atravesó EE UU en tren hasta la costa este, para embarcar hacia Holanda. Allí fue recepcionado en la planta de Tesla en Tilburg, donde se realizan las adaptaciones requeridas por el mercado europeo, como el cambio de los faros.

Una berlina de lo más tecnológica

Hasta llegar a nuestras manos ha recorrido medio mundo, pero sólo ha circulado 85 kilómetros. Es una preciosa berlina de color marrón metalizado, que podría competir en belleza con un Maserati Quattroporte. Su diseño es obra del norteamericano Franz von Holzhausen, que saltó a la fama con los roadsters Pontiac Solstice/Saturn Sky y con el coupé Mazda Kabura. Pero tal vez lo más llamativo sea su interior, con detalles propios de una escultura contemporánea, como las vestiduras de las puertas. Todo es acorde con su tecnología.

Con una longitud de 4,98 m y una distancia entre ejes de 2,96 m (sólo 3 cm menos que un Audi A8), el Tesla es una berlina de 4 puertas y portón posterior que dan acceso a un amplísimo habitáculo, propio de una limusina. Con un acabado de altísimo nivel, nunca visto ni siquiera en un Cadillac o en un Lincoln, sus revestimientos combinan cuero, Alcantara, fibra de carbono y aluminio en la proporción justa para la vista y el tacto. Sentarse atrás es como hacerlo en el sofá de salón gracias a un suelo completamente liso, suficiente anchura y altura; el único pero son unos reposacabezas testimoniales, demasiado bajos para un adulto al no ser regulables.

El Tesla Model S es un coche para los que buscan lo último en tecnología y no sólo por su sistema de propulsión. Una espectacular pantalla táctil de 17 pulgadas situada en el centro del salpicadero muestra los mapas de Google o nuestras páginas preferidas de Internet. Es más, nuestro coche está conectado en remoto con el Centro de Servicio de Milán, que es informado en tiempo real de su estado o si surge cualquier anomalía (en la primera mitad de 2014 se abrió un Centro de Servicio en España) Por medio de dicha pantalla se pueden personalizar también tacto de dirección y suspensión, freno motor, control de tracción, etc. Pero, atención amantes del "burning", no es recomendable abusar desconectando este último, porque todo queda registrado y podría surgir alguna penalización... Sobre la garantía.

Un motor espectacular

En el puesto de conducción, la palanca "del cambio" de origen Mercedes-Benz es una particularidad que asimila su manejo al de coches más terrenales. Tampoco hay grandes diferencias en el tacto de los frenos regenerativos (sólo se usan a alta velocidad por el efecto de retención del motor) o de la dirección de desmultiplicación variable (2,45 vueltas entre topes) para entrar en complicidad con el conductor cuando quiere circular rápido. El Model S es un automóvil muy confortable, pero desde el punto de vista de las prestaciones es absolutamente deportivo. Su espectacular par motor, superior al del más potente Porsche Panamera atmosférico, está disponible desde el primer momento y le permite una aceleración desde parado similar a la del modelo alemán, pero unas recuperaciones aparentemente más fulgurantes aún. Al margen de las comparaciones, el Tesla se pone a 180 km/h en un suspiro, adelanta en fracciones de segundo y es capaz de dejar con la boca abierta al feliz propietario de un BMW X6, aunque no tengan nada que ver un coche con otro.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon