viernes, 7 octubre 2022

Prueba a fondo: Kia Sportage HEV GT-line 1.6 T-GDI 4×2

La tercera generación del Kia Sportage ha supuesto un salto tecnológico importante en todos los apartados. Cuenta con una amplia oferta de motores, la mayoría electrificados.

Diésel, gasolina, hibridación ligera para versiones diésel y gasolina. Híbrido autorrecargable y plug-in; una oferta para todos los gustos y necesidades, con potencias comprendidas entre los 116 y 265 CV.

Nueva referencia entre los SUV compactos

Kia Sportage23 Motor16

Ya hemos publicado una prueba a fondo en nuestras páginas de la variante MHEV de 180 CV y ahora probamos la variante híbrida en paralelo. Una versión potente y eficiente con el aporte casi constante de un motor eléctrico de 60 CV. Y asociado al propulsor 1.6 sobrealimentado de 180 CV, que conjuntamente desarrolla 230 CV.

El Kia Sportage HEV quiere mantener su excelente trayectoria en el segmento más competido del mercado. El de los SUV compactos, con sus 4,52 metros de longitud.

Ahora con más argumentos que nunca para convertirse en un modelo de referencia y asaltar el trono de su ‘primo hermano’ y ‘best seller’ de la categoría, el Hyundai Tucson. Su rival directo si nos fijamos en esta motorización híbrida. Y es que encontramos alternativas dentro de la categoría con un sistema de propulsión híbrido en paralelo, pero todas menos potentes. Jeep Compass y Renegade, Ford Kuga, Lexus UX, Suzuki Vitara, Toyota con el C-HR y el RAV4, o Renault con el Arkana, a la espera del Austral, conforman las alternativas SUV por sistema de propulsión, además del nuevo Niro y el Kona de la casa. A los que podrían unirse los Honda CR-V y HR-V y el Nissan Qashqai e-Power, con un sistema híbrido en serie.

Una tecnología que por lo tanto ha ido ampliando su oferta y en la que Sportage y Tucson están a la cabeza por rendimiento entre los SUV compactos.