lunes, 8 agosto 2022

Este Porsche 911 Carrera 2 se vuelve perfecto gracias a Paul Stephens

Un nuevo especialista entra en la escena de preparadores de clásicos Porsche 911. Hablamos de Paul Stephens, que ahora nos sorprenden con esta criatura bautizada con el nombre de Autoart 993R.

Para crear esta auténtica maravilla, Paul Stephens toma como punto de partida un Porsche 911 Carrera 2 de la generación 993. De ahí su nuevo nombre: Autoart 993R. Si bien el objetivo lo han tenido claro desde el minuto uno, pues querían un ‘nueveonce’ que mejorara en un 25% los datos originales. Por ello es más potente y más ligero, además de que tiene mejoras en el chasis y en el diseño exterior.

Un Porsche 911 de la generación 993 para este proyecto

Porsche 911 Autoart 993R. Imagen frontal.

Hablando sobre el Porsche 911 de la generación 993, Paul Stephens dijo: “Elegimos este modelo porque es la serie más avanzada de la era refrigerada por aire y tiene una apariencia única que todavía se aprecia en la actualidad”. El proyecto de crear este Autoart 993R ha tardado cinco años en completarse e incluye “varios miles de kilómetros de desarrollo de carreteras de todo tipo”. Sin embargo Paul Stephens ofrece mejoras para cualquier 993, generación que estuvo en activo entre 1994 y 1998.

Según la compañía, “no se ha dejado ninguna tuerca o tornillo sin girar” y “ningún panel sin examinar”.

Los paneles de la carrocería son de material compuesto

Porsche 911 Autoart 993R. Imagen detalle.

A nivel estético este Porsche 911 Carrera 2 ha sido actualizado. Cada uno de los paneles que conforman su carrocería son nuevos y han sido fabricados ahora con materiales compuestos. El cambio más significativo lo encontramos en su paragolpes delantero, que ahora tiene tomas inspiradas en las del Porsche Carrera GT. El trasero ahora integra un difusor y se remata con dos terminales de escape, mientras que llama la atención su alerón de estilo ‘ducktail’ o cola de pato. Curioso es que entre ambos paragolpes se ahorran 9 kilos de peso. El capó original de acero ahora deja espacio a uno de aluminio que fabrica Porsche Motorsport, que también resta 8 kilos. También el techo corredizo eléctrico se ha eliminado para ahorrar peso. Rematan la jugada unas llantas de 18 pulgadas que toma prestadas de un Porsche 911 GT3 RS de la generación 996, que además se calzan con neumáticos Michelin Pilot Sport.

Para conseguir ahorrar más kilos, dentro ahora se han instalado dos asientos de tipo baquet. Estos los fabrica Recaro, tienen estructura de fibra de carbono y se visten con el inconfundible tejido de los clásicos ‘nueveonce’. En el interior de este Autoart 993R también hay una jaula de seguridad, paneles para las puertas de material compuesto, se eliminaron los retrovisores eléctricos (restan 250 gramos), el cierre de la guantera, el sistema de sonido, las luces interiores, los airbag… Y hasta se han instalado ventanas más ligeras y un sistema de aire acondicionado más liviano que el original.

Como clásico Porsche 911 mantiene su motor ‘aircooled’

Porsche 911 Autoart 993R. Imagen motor.

Menos peso y más potencia. Su corazón bóxer de seis cilindros y de naturaleza ‘aircooled’ ve como la cilindrada crece de 3.6 a 3.8 litros. También hereda del motor de un Porsche 911 GT3 de la generación 997 componentes como el cigüeñal, los cojinetes y la bomba del aceite. Por su parte recibe unas bielas de acero más ligeras, los pistones de la versión RSR y árboles de levas fabricados a medida por Porsche Motorsport. También el sistema de escape se lo ha fabricado Cargraphic.

El resultado es un sensacional motor bóxer refrigerado por aire que entrega 330 CV de potencia a 7.400 rpm. Sin embargo Paul Stephens dice que lo pueden llevar sin problema hasta los 360 CV. Sin duda es un notable incremento si lo comparamos con los 272 CV que entrega la versión original. Y por si no fuera suficiente, su zona roja ahora alcanza las 8.500 rpm. También el par motor escala hasta los 360 Nm, siendo enviado todo ello al eje trasero por medio de un cambio manual de seis velocidades y de un diferencial de deslizamiento limitado Wavetrack.

Infinidad de mejoras en el chasis de este Autoart 993R

Porsche 911 Autoart 993R. Imagen suspensión.

Este Autoart 993R se conforma con 1.220 kilos de peso. Eso son 150 kilos menos de los que presume un Porsche 911 Carrera 2 original. Sus prestaciones permanecen en el anonimato, pero sacan pecho diciendo que su relación peso potencia es mejor que la de un Porsche 911 GT3 de la generación 997.

Para digerir sus nuevas prestaciones, el chasis recibe una suspensión ajustable y activa Tractive Ace. Esta se controla por medio de un módulo específico con cinco programas diferentes. También de un Porsche 993 RS este Autoart 993R recibe su sistema de freno.

Al igual que las prestaciones, su precio se mantiene en secreto. Lógico es pensar en que este Autoart 993R será mucho más caro que el Porsche 911 Carrera 2 desde el cual nace debido a la infinidad de mejoras. Sin embargo se espera que cueste menos que la última criatura del experto Gunther Werks. Y no digamos de las maravillas de Singer Vehicle Design.