sábado, 2 julio 2022

La policía francesa estrena 26 unidades del Alpine A110

Mientras que en España la Guardia Civil ha confiado en Citroën para encargar 444 coches y renovar la flota de la Benemérita, en Francia, la Brigada de Intervención Rápida de la Gendarmería gala ha escogido Alpine para actualizar su garaje con 26 unidades del Alpine A110 que se irán incorporando al servicio gradualmente a lo largo de los próximos cuatro años.

Este modelo ha sido escogido por el Ministerio del Interior francés tras adjudicar el contrato al Grupo Renault y se trata, concretamente, del Alpine A110 básico equipado con motor central de 252 CV, suficiente para catapultarlo de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h, homologando, además, un consumo medio de 6,7 l/100 km.

Con semejante bestia, la Brigada de Intervención Rápida del país vecino será todavía más eficaz que con el Renault Mégane R.S. de tercera generación que comenzó a prestar servicio en 2011 y ahora deja paso a su primo de Alpine.

Equipamiento específico

Este pequeño deportivo se fabrica en la planta francesa de Dieppe y las 26 unidades de la Brigada de Intervención Rápida estarán modificadas por la empresa Durisotti con serigrafía específica, marcas reflectantes, luces especiales, sirenas, letreros de mensaje variables, ordenadores en el interior, etc.

De esta forma, el A110 se convierte en el séptimo modelo que utiliza esta división de la policía francesa, sucediendo al citado Renault Mégane III R.S., que a su vez fue precededido por otros coches galos, como el Renault 21 Turbo, el Alpine A310 o el Alpine A110 de 1966, que fue el primer coche de este departamento, además del predecesor del actual Alpine A110.