Opel Grandland X. Estrena motores más limpios
CUMPLEN LA NORMATIVA EURO 6.2

Opel Grandland X. Estrena motores más limpios

El Grandland X de Opel afina su gama de motores para estar acordes a la normativa de emisiones más avanzada. Tanto en gaolina como diésel ya cumplen Euro 6.2. Y la versión PHEV ya está a punto.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

11 de Octubre 2019 16:00

Comparte este artículo: 5 2

Como ya se ha visto, Opel ha iniciado la estrategia de la electrificación con modelos como el Corsa-e -totalmente eléctrico- o el Grandland X Hybrid4 -el híbrido enchufable que va a llegar a la familia del SUV alemán-. Una estrategia que va a ser clave para poder cumplir con la exigente normativa medioambiental que se avecina y que en 2020, por ejemplo, obliga a no superar los 95 g/km de emisiones de CO2 en la gama de un fabricante. Para conseguir eso, es evidente que se necesita vender muchos modelos eléctricos o electrificados que compensen el exceso de emisiones de los motores de combustión. Pero además, es necesario que los propulsores de combustión también aquilaten al máximo el consumo y las emisiones y cumplan con las normativas más exigentes.

Eso es lo que hace ya el Opel Grandland X, que ya cuenta con una gama de motores totalmente renovada. Gracias a ello, tanto los diésel como los gasolina cumplen con la exigente normativa de emisiones Euro 6.2. Dotados de sistema de parada y arranque de serie en toda la gama pueden combinarse con un cambio manual de seis velocidades o con el innovador cambio automático EAT8 de convertidor de par y ocho velocidades.

Cuatro motores y dos tipos de cambio

La gama mecánica cuenta con dos alternativas en gasolina y otras dos en diésel. En gasolina, el motor de acceso es el tricilíndrico 1.2 Turbo -la variante Opel del 1.2 PureTech del Grupo PSA- con 130 caballos de potencia. Un motor de inyección directa, fabricado íntegramente en aluminio que ofrece 130 caballos de potencia y un par máximo de 230 Nm a 1.750 revoluciones. Se ofrece con cambio manual de seis marchas, con el que logra un consumo medio con el protocolo WLTP de 5,9 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 135 g/km. También está disponible, por primera vez, con el cambio EAT8, en cuyo caso el consumo medio es de 6,2 l/100 km con unas emisiones de CO2 de 141 g/km.

El tope de la gama de gasolina es el 1.6 Turbo, un motor turbo de cuatro cilindros con 180 caballos de potencia que solo está disponible con el cambio EAT8. Esta versión, que alcanza una velocidad máxima de 220 km/h logra un consumo medio de 7,1 l/100 km y unas emisiones de 161,1 g/km de CO2.

En diésel el motor de acceso es el 1.5 CDTI con 130 caballos y un par máximo de 300 Nm que está disponible con cambio manual o automático EAT8. Con el primero alcanza los 195 km/h de velocidad máxima con un consumo medio de 5,1 l/100 km que se corresponden con unas emisiones de CO2 de 134,3 g/km. En el caso de la versión de cambio automatico, el Grandland X alcanza los 192 km/h. Su consumo combinado en WLTP es de 5 l/100 km y las emisiones de 131 g/km.

En cuanto al motor diésel más potente, es el 2.0 CDTI con 180 caballos de potencia máxima y un par de 400 Nm. Una versión que solo se ofrece con el cambio automático EAT8 de ocho velocidades; alcanza los 214 km/h de velocidad máxima y sus prestaciones generan un gasto muy comedido para el potencial del coche, pues homologa en WLTP un consumo medio de 5,9 l/100 km con unas emisiones de 157 g/km de CO2.

Tracción electrónica IntelliGrip y las más avanzadas ayudas a la conducción

Estas mejoras en la gama de motores se unen a las otras características que han convertido al Grandland X en un éxito para la marca alemana. Hablamos de su tracción electrónica opcional IntelliGrip o su gran abanico de sistemas de ayuda a la conducción, como la Alerta de Colisión Frontal con Detección de Peatones y Frenada Automática de Emergencia, así como los faros AFL LED y el Asistente Avanzado de Aparcamiento con cámara de 360°.

Y otras ventajas con las que siempre han contado los modelos de Opel y que no se pueden encontrar en otros modelos del segmento en marcas de la competencia, como los asientos ergonómicos premium opcionales certificados por AGR (organismo alemán que garantiza el cuidado de la espalda) o los faros delanteros adaptativos (AFL) LED, con funciones como la luz de curva, el asistente de luces largas y el mantenimiento automático de la nivelación que garantizan la óptima iluminación de la carretera en todas las situaciones de conducción.

Sumado a eso están los últimos avances en sistemas de información y funciones multimedia y de conectividad que se agrupan en los sistemas Intellilink. Un sistema compatible tanto con Apple CarPlay como Android Auto y que cuenta con una pantalla táctil de hasta ocho pulgadas en el salpicadero. Puede ofrece sistema de carga inalámbrica para el smartphone y cuenta con un sistema de sonido premium de Denon y radio digital DAB+.

El Grandland X se ofrece con tres niveles de acabado, el básico Selective, una versión de aniversario denominada Opel 2020 que celebra el centenario de la marca y el acabado más exclusivo denominado Ultimate

SELECTIVE 1,2 Turbo S/S MT6 130 cv 26.200 euros

SELECTIVE 1,5 CDTi S/S MT6 130 cv 28.500 euros

OPEL 2020 1,2 Turbo S/S MT6 130 cv 29.200 euros

OPEL 2020 1.2 Turbo S/S AT8 130 cv 31.200 euros

OPEL 2020 1,5 CDTi S/S MT6 130 cv 31.500 euros

OPEL 2020 1.5 CDTi S/S AT8 130 cv 33.500 euros

ULTIMATE 1,2 Turbo S/S MT6 130 cv 32.700 euros

ULTIMATE 1.2 Turbo S/S AT8 130 cv 33.400 euros

ULTIMATE 1.5CDTi S/S AT8 130 cv 37.000 euros

ULTIMATE 2,0 CDTi S/S AT8 180 cv 40.700 euros

ULTIMATE 1,6 Turbo S/S AT8 180 cv 37.600 euros

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16