miércoles, 8 febrero 2023

Falsos mitos sobre los temidos radares medusa

Radares medusa, radares en cascada, radares veloláser, fotorojos, Pegasus…. Cuando hablamos de radar lo primero que se nos viene a la cabeza es son los controles de velocidad en sus diversas formas, pero en los últimos años la tecnología ha evolucionado, así como los intereses de las autoridades. Ya no solo interesa controlar los excesos de velocidad de los conductores, también interesa regular otros aspectos del tráfico, como la contaminación.

Para esa labor se invierten millones de euros en cámaras de vigilancia colocadas en las Zonas de Bajas Emisiones para cazar a los coches que pasen equivocadamente por sus calles, o incluso se invierte en tecnología más potente. En Madrid se ha probado un radar de emisiones que permiten controlar mediante cámaras térmicas las sustancias contaminantes que un vehículo lanza a la atmósfera. Pero esta no es la única novedad que se está probando en el país, en Barcelona se han instalado el primer radar medusa ¿Te imaginas para qué puede ser con ese nombre?

¿Qué controla el radar medusa?

Este sistema se ha denominado ‘Radar Medusa’ por su capacidad para controlar todo lo que sucede a su alrededor. Aunque realmente está mal catalogado como radar, pues en verdad, se trata de un sonómetro encargado controlar los altos niveles de contaminación acústica y fotografiar a los vehículos que la provocan. De ahí que haya sido popularizado con el término ‘Radar’

Estos radares están compuestos por un sonómetro capaz de registrar en 360º los sonidos que exceden los decibelios permitidos por la ordenanza municipal, y a su vez, por un sistema de cámaras que permite dejar constancia de quién ha sido el infractor. Pueden multar e identificar fácilmente a coches y motos que superen los límites sonoros, pero también pueden registrar los sonidos excesivos si son causados por personas.

radar medusa