martes, 27 septiembre 2022

Mercedes-Benz CLK 63 AMG Black Series. Esta criatura busca un nuevo hogar

En el año 2007 la firma de la estrella lanza al mercado una de las ediciones especiales más exclusivas y únicas jamás fabricadas a lo largo de su historia, y que significaría el nacimiento de la emblemática denominación Black Series, que a día de hoy continúa teniendo representación con este todopoderoso Mercedes-AMG GT Black Series.

Hablamos del Mercedes-Benz CLK 63 Black Series, un deportivo que permitía tener en la calle el mismo bólido que era utilizado como vehículo de seguridad en la Fórmula 1. De esta auténtica maravilla de la ingeniería apenas se llegaron a fabricar 500 unidades (se dice que 349 de ellas viajaron hasta Estados Unidos), todas con carrocería Coupé, lo que no le hace tan raro como el Mercedes-Benz CLK DTM AMG, de los que se hicieron 100 con carrocería Coupé y 80 con carrocería Cabrio.

Tiene 12.900 kilómetros

Necesitaron prácticamente tres años para ensamblar esas 500 unidades, entre las que se encuentra este ejemplar que será subastado por los expertos de RM Sotheby's en Amelia Island el próximo 22 de mayo. Entregado originalmente en el concesionario Stevens Creek en California, esta unidad tiene tan sólo 8.018 millas recorridas, que son algo así como nos 12.900 kilómetros. Acabado en color negro y con un interior también terminado en cuero del mismo tono, en esta criatura abunda la fibra de carbono por todos lados.

1 cm3HJeqvWUt7R Motor16

Semejante maravilla esconde el corazón M156, un bloque 6.3 V8 atmosférico que eroga 507 CV de potencia y 630 Nm de par motor, que son enviados a las ruedas traseras por medio de un cambio automático 7G-Tronic. Todo ello le permite a esta criatura poder acelerar de 0 a 100 km/h en solo 4,1 segundos y alcanzar una velocidad punta de 300 km/h.

Sin embargo, su afortunado propietario hizo algunos retoques en este CLK 63 AMG Black Series, el cual luce un sistema de escape personalizado, el cual dicen que puede añadir unos 25 CV adicionales, además de que sus discos de freno originales se han reemplazado por unos más ligeros para ahorrar algo de peso. Lo cierto es que estas mejoras costaron en su día cerca de 15.000 dólares (unos 12.600 euros), además de que hay que tener en cuenta que quien se haga con él también recibirá los discos originales, el equipo de herramientas original, los documentos de compra y mantenimiento… Y claro está, un gran alerón trasero de fibra de carbono que se puede poner y quitar cuando el cliente quiera.