martes, 6 diciembre 2022

Los mejores simuladores de conducción para PlayStation

Allá por los años 70/80 del siglo pasado, no existían los simuladores de conducción, y si disponías de 25 pesetas, lo mas seguro es que acabases en la máquina del «comecocos» que había en el bar, debajo de tu casa. Hoy cuando ya empiezas a peinar canas, pero sigues guardando las pasiones del juego de niños, después de un día duro, te sientas en tu sofá y conectado a la video consola con volante y pedales, disfrutas de la emocionante simulación que suponen los coches de carreras. Es muy probable que no te puedas comprar el Hexatech de Cruden, pero si tienes la oportunidad de viajar Dubai, no dejes de probarla en el centro de entretenimiento de Ferrari.

La importancia de los simuladores

Un niño grande montando su escoba

Cuando hablamos de simuladores, estamos reconociendo la capacidad del ser humano de disfrutar de experiencias irreales como si lo fueran. Un niño simula su cabalgada a caballo con un simple palo de escoba. Y cuando con el paso del tiempo y la evolución de las tecnologías, conseguimos que el caballo sea virtualmente real, entonces la simulación alcanza un nivel superior. Así ocurre en los videojuegos de simulación para conducir.

Pero, el entretenimiento, ya no es la única aplicación de estos avances. Tanto en los sectores de investigación, educación y profesionalización, los simuladores están jugando un papel decisivo, prestando el entrenamiento suficiente para resolver situaciones adversas, frente al diseño, la fabricación y el manejo de muchos productos, entre ellos los coches.

Esta implicación científica entre dos mundos, el real y el simulado, que hoy viajan paralelos, se presenta definitivamente maximizada desde la realidad virtual, en donde la interactividad con la máquina, puede definir las propias experiencias al generar también escenarios propios, que abundan en lo extrasensorial.