martes, 6 diciembre 2022

Mazda CX-8. Este gran CX-5 estrena novedades

Hace ya dos años que en Japón la firma de Hiroshima comercializa este singular Mazda CX-8, que no es otra cosa que un Mazda CX-5 más corpulento y el cual ahora se ha puesto al día para ser mostrado en el Salón de Tokio.

Y es que ahora este llamativo SUV, que mantiene intacta su imagen exterior e interior, ofrece un nuevo sistema para abatir de forma más sencilla la segunda fila de asiento y mejorar el acceso a la tercera, también ofrece ahora calefacción en los asientos de la segunda fila, nuevos posavasos y puertos USB repartidos por su habitáculo, nuevos tapizados en cuero napa, un nuevo techo panorámico…

Más cómodo y tecnológico

Con el fin de mejorar el confort de sus ocupantes, la firma nipona ha mejorado los materiales utilizados para optimizar su aislamiento acústico. Y también hay una gran pantalla central táctil, la cual ahora pasa de 7 a 8 pulgadas.

Mecánicamente no hay sorpresas, porque este Mazda CX-8 mantiene las versiones 25S, 25T y 22D. Los dos primeros son de gasolina y proporcionan 190 y 230 CV de potencia respectivamente (el 25T tiene turbo), mientras que el último es diésel con 190 CV de potencia. Cualquiera de ellos se combina con una transmisión automática de 6 velocidades y de serie tienen tracción delantera, aunque cualquiera puede tener tracción total AWD.

35 centímetros más largo que un CX-5

Para que te hagas una idea, este CX-8 mide 4,90 metros de largo, lo que vienen a ser 16 centímetros menos que el Mazda CX-9 que ofrece en Estados Unidos y también 35 centímetros más que 'nuestro' CX-5, con el que comparte anchura (1,84 metros) y casi altura. Y es que tanto CX-5 como CX-8 derivan de la misma plataforma, sólo que su distancia entre ejes pasa de 2.700 a 2.930 milímetros.

Pues para que te hagas una idea, en Japón este SUV está disponible en nada menos que 18 versiones diferentes, fruto de combinar sus tres motores, sus dos sistemas de tracción y sus niveles de equipamiento, con precios que oscilan entre los 2.948.000 y los 4.890.600 yenes. Eso equivale a unos 23.375 y 40.435 euros respectivamente.