sábado, 3 diciembre 2022

Mazda CX-9 2016. Un crossover deportivo de cinco metros de largo

Cuando Mazda anunció que en el Salón de Los Ángeles iba a mostrar su nuevo Mazda CX-9, todos pensamos que finalmente se trataría de un prototipo que adelantaría un futuro modelo de producción. Sin embargo al verlo en directo en Los Ángeles, podemos asegurar que de concept no tiene nada de nada, sino que este Mazda CX-9 es el definitivo, algo que se hace más patente al saber que la firma nipona lo pondrá a la venta la próxima primavera. Inicialmente lo hará en Estados Unidos, pero también podría desembarcar en Europa como ya lo hizo su antecesor (aquí tienes información del desaparecido Mazda CX-9).

Más largo que el nuevo Audi Q7

Para comenzar diremos que su diseño exterior va en línea con la filosofía KODO que los de Hiroshima imprimen a sus nuevas criaturas y que seguro que a nadie deja indiferente. También decir que su longitud se reduce en 30 milímetros respecto a su antecesor, aún así este nuevo Mazda CX-9 mide 5,06 metros de largo, lo que viene a ser un centímetro más que el nuevo Audi Q7. Respecto a los crossover que Mazda ofrece actualmente, este CX-9 es 51 centímetros más largo que su modelo más «grande» el Mazda CX-5. Su llamativa carrocería se sustenta sobre una nueva plataforma que presenta una distancia entre ejes 55 milímetros mayor, por lo que se reducen sus voladizos y también se beneficia de suspensiones independientes en ambos ejes.

Mazda también ha trabajado con materiales más ligeros, por lo que se consigue ahorrar 90 kilos de peso en las versiones equipadas con tracción delantera y hasta 130 kilos en los equipados con tracción total AWD. También la insonorización mejora y equipa un sistema de cancelación activa del ruido por medio del sistema de sonido firmado por el especialista Bose.

Gracias a su longitud, este Mazda CX-9 presume de amplitud interior, con espacio hasta para siete pasajeros distribuidos en tres filas de asientos que se pliegan gracias a un nuevo sistema realmente sencillo, permitiendo un espacio de carga completamente plano. El diseño interior también es atractivo, con una pantalla central tácticl de 8 pulgadas que preside su salpicadero. Tampoco falta un sistema de iluminación ambiental, mientras que su conductor se beneficia de un sistema Head-Up-Display.

Nuevo motor sobrealimentado

Bajo el capó delantero desaparece el veterano propulsor 3.7 V6 atmosférico de la generación anterior, el cual se reemplaza por un 2.5 de cuatro cilindros y sobrealimentado mediante un turbo que puede soplar a una presión de 1,2 bar. Deriva del motor 2.5 Skyactiv-G que emplea el nuevo Mazda6, pero su potencia escala de 192 a 255 CV, mientras que el par máximo pasa de 256 a 420 Nm. Sólo se combina con una transmisión automática de 6 velocidades, pero sus prestaciones y sus consumos no han sido desvelados por ahora.

En materia de seguridad activa el Mazda CX-9 suma todos los sistemas integrados en los Skyactiv i-Activesense, con aviso de ángulo muerto, control de velocidad activo, avisador de cambio involuntario de carril, control de luces de carretera, asistente al frenado en ciudad…