lunes, 8 agosto 2022

Los planes de Polestar para convertirse en la alternativa a Tesla

Polestar es un caso atípico dentro de la industria del automóvil. Porque aunque sea una marca creada en estos tiempos donde el concepto start up es lo que funciona, tiene en sus orígenes el ADN de una empresa cien por cien del automóvil, como Volvo. Y de otra, que siendo de coches, también es pura vanguardia más allá del automóvil, como Geely.

Esa idiosincrasia permite que Polestar esté participada al 50 por ciento por Geely –el conglomerado industrial chino que es dueño de Volvo, de Lynk & Co, de Lotus, de London Taxi, del 50 por ciento de Smart o el principal accionista de Daimler- y también por Volvo, que pese a ser propiedad de Geely en este caso es considerada parte fundamental en el desarrollo de lo que debe ser Polestar en el futuro más cercano.

Con estos mimbres no es extraño que en Polestar hayan llegado dispuestos a provocar un movimiento disruptivo dentro del mundo del automóvil. No solo en cuanto a los coches; sino también en la forma de acceder a ellos o incluso, en la forma de consolidar el negocio y las inversiones para darle una viabilidad y un futuro a esta apuesta.

Polestar como alternativa a Tesla

Está claro que en la marca sueca se fijan en Tesla como referente, aunque con la boca más pequeña hablen de Porsche como rival directo en el segmento Premium +. En esa batalla es donde sitúa Adrien Palumbo, jefe de operaciones de Polestar en España a la marca sueca.

Polestar Space en Barcelona

Pero a la vez, habla con cierta admiración de lo que ha hecho Tesla, una marca que cree ha servido, claramente, para poner dinamizar la industria. “De aquel primer modelo que en realidad era un Lotus Elise que habían puesto un motor eléctrico hasta hoy… han hecho las cosas muy bien”.

Y ese recorrido parece ser el que están buscando replicar. A Polestar, que tiene en su ADN el racionalismo sueco, le gustaría ser la alternativa a Tesla en muchos aspectos, incluyendo convertirse en una marca icono, tal como ha conseguido la firma de Elon Musk o, en otro sector, Apple con todos sus productos de electrónica de consumo.

En eso están y no dudan en ponerlo en valor. Si la firma de Elon Musk ha conseguido crear un ecosistema para sus conductores en el que ha conseguido un ‘ejército’ de fieles, la marca de Gotemburgo, pretende replicar eso añadiéndole otros valores. La sencillez, por ejemplo, la racionalidad, el cuidado por el detalle, la experiencia de cliente…

Polestar Space, el primer paso, en Barcelona

Son valores que el equipo de Polestar quiere trasladar a cada cliente que decida entrar en la web o en el único espacio físico de Polestar que, por el momento, hay en España. Recién inaugurado en Barcelona, en el Paseo de Gracia –junto a la Pedrera- el Polestar Space de Barcelona es un lugar donde entrar en contacto, por primera vez y de forma física, con la marca.

Stephane Le Guevel y José Luis Porte, en el centro, en la inauguración de Polestar Space Barcelona.

“Sin presión comercial”, asegura Stephane Le Guevel, responsable de la marca en España y Portugal, quien tras más de 20 años en el Grupo Stellantis (antes PSA) ha aceptado el reto de lanzar una marca completamente nueva en dos mercados que, sobre todo el español, no brillan precisamente por su nivel de electrificación. Porque el cliente que visite el Polestar Center de Barcelona –o el de Madrid, que se abrirá en octubre- va a tener aquí su primer contacto con la marca. Y el objetivo es que poco a poco vayan conociendo el universo Polestar.

“Queremos responder a las necesidades de los consumidores y hacerlo sin presión. Somos minimalistas y queremos mostrar al cliente lo realmente importante”, asegura Le Guevel. Eso, tal vez, es lo que ha permitido que los primeros tiempos en la vida de esta marca en España hayan sido más que prometedores. En solo dos meses de presencia se han configurado 10.000 coches –cosa distinta es los que se hayan vendido-, y la valoración de la marca en cuanto a satisfacción al cliente, se sitúa 10 puntos por encima de la media del segmento.

Pequeñas victorias que indican a Le Guevel y al equipo de la marca, que están en el buen camino. “El producto es el mejor marketing”, confirma el responsable de la marca. Y ese es el camino que van a seguir en los próximos meses.

Polestar 3.

El producto, el mejor marketing de Polestar

En octubre se empieza a escribir el segundo capítulo de esta historia. Y se hará con el Polestar 3. Un SUV eléctrico, de gran tamaño y más de 600 kilometros de autonomía. “Con esta autonomía trataremos de salvar la escasez de infraestructuras en España”, comenta Stephane Le Guevel.

Y más adelante, el Polestar 4, con un tamaño más contenido –similar al Volvo XC60- que puede ser el auténtico caballo de batalla para popularizar la marca sueca.

El camino está definido también a nivel empresarial, porque la empresa formada por Geely y Volvo tiene claro, como comenta Stephane Le Guevel, que para garantizar el plan de futuro y las inversiones necesarias para garantizar las exigencias de la nueva movilidad hay que contar con una financiación que garantice el músculo financiero para seguir dando pasos en esa dirección. “Que la firma haya empezado a cotizar en el Nasdaq de la Bolsa de Nueva York nos da la seguridad de que se va a cumplir el plan de producto”, ha asegurado Stephan Le Guevel en la inauguración del Espace Polestar en Barcelona.

Si lo pensamos, un camino paralelo al que ha llevado Tesla, donde la capacidad de Elon Musk de involucrar a inversores ha llevado a la firma de California hasta donde está ahora mismo.

Eso no significa que en Polestar, siguiendo un camino paralelo al de Tesla vayan a llegar al mismo sitio… Evidentemente. Pero en la firma sueca, o al menos los responsables de la misma en España, tienen claro que este es el camino que hay que recorrer.

España y Portugal, los últimos en acoger a la familia Polestar

De momento, España y Portugal son los últimos países en acoger a la familia Polestar. Con ellos ya son 25 los países del mundo donde está a la venta el Polestar 2 –y pronto el resto de modelos- y en 2023 serán 30 los mercados en los que se comercialice.

Polestar en el mundo.

No van a renunciar a otras características rompedoras de estos nuevos tiempos, como la venta totalmente online –aunque haya espacios físicos donde ver y probar el coche y donde se realicen las entregas del mismo, también exploran alternativas para hacer las entregas en el lugar donde el cliente elija-, pero mezcladas con características más clásicas del sector del automóvil, como contar con una red de asistencia formada por 80 puntos de atención en la red de Volvo.

Y ese es un valor añadido que marcas como Tesla no pueden ofrecer. Y bazas que la marca sueca va a jugar.