Kia Optima 2016. Más fondo que forma
Motor diésel de 141 CV

Kia Optima 2016. Más fondo que forma

Más en el fondo que en la forma, el nuevo Kia Optima crece en tamaño, matiza su diseño exterior y se rodea de una avalancha tecnológica de última hornada. En diciembre se pone a la venta, de momento sólo con un motor diésel de 141 caballos.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

28 de Diciembre 2015 22:20

Comparte este artículo: 5 0

El nuevo Kia Optima llega con todo. Es un vehículo más maduro y mejor preparado, vital para enfrentarse a unos rivales que en este segmento no son precisamente mancos. La primera entrega la protagonizará la berlina, el próximo mes de diciembre, aunque en el segundo semestre de 2016 llegará una atractiva variante Wagon.

Hemos viajado hasta Fráncfort para realizar una intensa toma de contacto con esta cuarta generación del Optima. El diseño, una de las bazas de este modelo, ha evolucionado, pero sin 'arriesgar'. Su línea es muy continuista, pero sí son evidentes los cambios en el frontal y en la zaga. También aprovecha para variar sus medidas, con el fin de incrementar una habitabilidad que le sitúa entre los mejores de su segmento. Ahora mide 4,86 metros de largo (10 milímetros más que el modelo anterior), aumenta la anchura en 25 milímetros y tanto la altura como la distancia entre ejes crecen 10 milímetros. Esto le brinda la posibilidad de ofrecer un espacio en las plazas traseras digno de una berlina de representación. Por su parte, el maletero aumenta el volumen hasta los 510 litros.

Con menos vibraciones al volante

La renovación del Optima ha sido más de fondo que de forma. Se ha mejorado la rigidez torsional del conjunto, la dirección eléctrica es más rápida -todavía resulta demasiado asistida- y puede montar unos amortiguadores controlados electrónicamente que varían el tarado en función del modo de conducción elegido: Normal, Sport o Eco. Asimismo, se ha reducido el nivel de ruidos y vibraciones en el habitáculo.

Acomodarse en el interior del Optima es fácil. Los nuevos asientos delanteros son amplios y presumen de calefacción y ventilación. El salpicadero se remata con material acolchado en la parte superior, pero por debajo los plásticos son duros. La nueva pantalla táctil de hasta 8 pulgadas preside el salpicadero, mientras que en la consola central estrena un sistema de carga inalámbrica para el móvil.

De momento sólo con 141 caballos

Bajo el capó la única motorización en el momento del lanzamiento corresponde al conocido y optimizado 1.7 CRDi. Ahora rinde 141 caballos de potencia (antes 136) y ofrece una mejor respuesta a bajo régimen de giro gracias a su mayor par motor y a los ajustes que se han realizado en el turbo y en la inyección. Se puede asociar a una caja manual de seis relaciones o a una nueva transmisión de doble embrague DCT de siete velocidades.

No llegará a España el propulsor de gasolina 2.0 de 163 CV que sí se contempla en otros mercados europeos. Sí lo hará, en la recta final de 2016, una versión GT equipada con un motor 2.0 turboalimentado de 245 caballos, y más adelante un eficiente híbrido enchufable Plug-in.

En nuestra toma de contacto nos pusimos al volante del diésel con caja DCT. Este tándem se compenetra de maravilla, resulta eficaz, refinado y rápido en el salto entre marchas. Se puede cambiar secuencialmente en unas levas situadas en el volante. El carácter del vehículo cambia en función del programa de conducción elegido. En nuestro recorrido, que contemplaba tramos por carretera, autopista y urbanos, el consumo medio fue de 6,8 litros.

Seguridad: prevenir es curar

Este segmento ya exige un nivel medio-alto en materia tecnológica y el Kia Optima así lo ha entendido. Si la cuestión es minimizar al máximo los riesgos, lo haconseguido. Basta con echar un vistazo a su dotación en materia de seguridad para entender que, ahora, ya se encuentra entre los mejores en este sentido.

La cuarta generación incorpora elementos como un sistema de frenada de emergencia que detiene el vehículo automáticamente si detecta riesgo de colisión con un vehículo o la posibilidad de atropellar a un peatón. También contempla una alerta de cambio involuntario de carril, otra de tráfico cruzado en la zaga, un asistente de presencia de vehículos en el ángulo muerto de los retrovisores exteriores, un lector que reconoce los límites de velocidad en las señales de tráfico, luces de carretera inteligentes, un control de velocidad de crucero adaptativo... Con todo ello, ha conseguido cinco estrellas en el crash test de EuroNCAP.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon