lunes, 8 agosto 2022

Jaguar compra la mayor colección de clásicos británicos

Que los coches clásicos son auténticas joyas es una verdad como un templo, sobre todo en el Reino Unido, donde la tradición automovilística lleva a considerar los automóviles como patrimonio industrial y cultural. Ahora, Jaguar Land Rover, el principal grupo automovilista británico ha dado un paso en la protección de ese patrimonio comprando la mayor colección privada de automóviles británicos

Esta colección ha sido creada por el aficionado británico James Hull, que ha sido capaz de reunir 543 automóviles clásicos en su mayoría británicos. Aparecen entre los coches que incluye más de 130 Jaguar, con representantes tan importantes como los XK SS, C-Type, D-Type y E-Type. También se pueden admirar modelos iniciales de Swallow Sidecars y Austin Seven con carrocería Swallow, además de una completa y diversa gama de modelos de antes de la II Guerra Mundial.

La mayoría de estos vehículos se encuentran en un perfecto estado de conservación y muchos de ellos proceden de propietarios famosos. De esta manera, la firma británica apoya el patrimonio automovilístico, evita la posible dispersión de estos modelos y al mismo tiempo recupera una serie de coches que podrán ser utilizados en diferentes acciones y eventos del grupo. Uno de los primeros actos en los que se los podrá ver será la presentación VIP del Jaguar XE a principios de septiembre. 

Compromiso con el patrimonio automovilístico

Esta adquisición forma parte del cada vez mayor compromiso de Jaguar Land Rover con la preservación y ampliación del rico legado propiedad de ambas marcas. Este es un paso más que se suma a la reciente creación de la División de Special Operations, cuya creación  obedece al afán de ampliar y supervisar el legado de automóviles clásicos del Grupo y  elaborar ediciones limitadas, exclusivas y originales como el Jaguar Project 7 recientemente presentado.

Además de estos proyectos que recrean la historia de la marca, Jaguar también hace réplicas de algunos de sus coches del pasado. A eso se dedica Jagur Heritage, que forma parte de la División Special Operations. Esta división anunció recientemente la construcción de seis réplicas exactas del modelo de carreras E-Type Lightweight de 1963. Unos coches que serán fabricados a mano en Browns Lane, a menos de 90metros del lugar original donde se ensamblaron los automóviles ni más ni menos que en 1963. Esta nueva instalación prestará además servicios de mantenimiento y restauración con garantía Jaguar a los modelos clásicos de la marca.

Para James Hull, esta venta supone en cierto modo un descanso, pues como él mismo afirmó: “Viajar por todo el mundo para completar esta colección a lo largo de los años ha sido un trabajo de total dedicación y la obra de toda una vida, así que mi principal motivación no ha sido conseguir el mejor precio, sino más bien asegurar el futuro de la colección en este país, depositándola para que sea custodiada por el guardián adecuado. Jaguar Land Rover son los guardianes perfectos para preservar el futuro de la colección, sé que la dejo en buenas manos”.