martes, 27 septiembre 2022

Ford F-150 Lightning. Todo un fenómeno de masas

La firma del óvalo azul nos dejó a todos sorprendidos cuando reveló que en las primeras 12 horas posteriores a la presentación de su nuevo Ford F-150 Lightning ya se habían confirmado nada menos que 20.000 reservas de este pick-up eléctrico en Estados Unidos. Pero esa efusividad no se desvaneció con el paso del tiempo y la cifra de reservas creció hasta las 44.500 en las primeras 24 horas, mientras que ocho días más tarde se habían superado las 70.000.

Ahora la compañía americana informa que cuando apenas se han cumplido tres semanas desde su presentación, al otro lado del océano se han confirmado más de 100.000 reservas de su F-150 Lightning, un vehículo que hay que reconocer, tiene un precio de derribo, porque parte de los 39.974 dólares, que al cambio actual son algo así como unos 32.800 euros.

Los pedidos en firme a finales de año

En Estados Unidos los clientes interesados en hacerse con uno de estos electrizantes pick-up solo tienen que hacer una reserva de 100 dólares (82,60 euros), que incluso será devuelta en el caso de que al final no se continúe con la operación de adquisición. Son solo reservas, porque los pedidos en firme del F-150 Lightning no se harán hasta finales de año.

Ford no ha desvelado que versión ha causado una mayor expectación por el público, pero puede que la variante Pro, dirigida a clientes profesionales, puede que representen una gran mayoría de esas reservas.

Es la que tiene el precio anteriormente mencionado (incluso se puede llegar a rebajar en hasta 7.500 dólares con las actuales ayudas) y hay que recordar que esconde dos motores eléctricos (así tiene tracción a las cuatro ruedas) que proporcionan 318 kW (432 CV) y 1.050 Nm, además de un paquete de baterías que le procuran una autonomía de 230 millas (370 kilómetros). Por 10.000 dólares más (8.260 euros) hay otra variante cuya potencia escala hasta los 420 kW (571 CV). Mantiene el mismo par motor, pero lo más significativo es que utiliza las baterías más grandes jamás empleadas en un Ford (por ahora no se sabe su capacidad), las cuales le proporcionan una autonomía de 300 millas (482 kilómetros).