miércoles, 8 febrero 2023

Ferrari P80/C. Un coche único y a la medida

Si crear un Ferrari que se va a vender en serie es un proyecto exclusivo, hacer un Ferrari a medida de un cliente debe ser el summum de la exclusividad. Es como ir al sastre de los coches y que te lo hagan a medida. Eso es lo que ha ocurrido con este P80/C, un encargo de un cliente y coleccionista de Ferrari que encargó que le fabricaran un deportivo que se inspirara en dos modelos icónicos de la marca: el 330 P3 y el Dino 206 S de 1966.

El departamento encargado de este desarrollo es el Ferrari Styling Center que para la ocasión partió prácticamente de una hoja en blanco, pues el concepto de este P80/C no existe en la línea de productos de la marca del Cavallino. Se trataba de crear un prototipo deportivo con sus propias reglas estilísticas y que además fuera, como no podia ser de otra manera, un modelo de altísimo rendimiento.

Definidas estas características, se decidió que la base sería utilizar el chasis del 488 GT3, que ofrecía una mayor distancia entre ejes que el 488 GTB, lo que daba la posibilidad a los diseñadores de tener más libertad de creación en su diseño. A partir de aqui, el P80/C empezó a tomar forma con destacados elementos de diseño que incluye un frontal y unas alas traseras muy musculosas, un parabrisas envolvente y unas enormes tomas de aire para refrigerar.

En fibra de carbono

Realizado prácticamente en su totalidad en fibra de carbono, el hecho de que no tuviera que cumplir con las regulaciones de un coche de calle -se trata de un modelo exclusivamente para circuitos- tuvo gran impacto en el desarrollo aerodinámico, donde los diseñadores contaron con una gran libertad de actuación. Así, aunque está basado en el 488 GT3 consigue mejorar la eficiencia nada menos que un 5 por ciento respecto a este. Y cuenta con detalles que ayudan, como unos faros reducidos a la mínima expresión, pues solo va a ser usado en circuito.

El interior es muy parecido al 488 GT3, con una jaula antivuelco integrada en la carrocería. Pero se han rediseñado los laterales del panel de instrumentos. Y la tapicería de los asientos y los paneles de las puertas en fibra de carbono también se han personalizado.

Por último, los diseñadores del Ferrari Styling Center han tenido que crear dos configuraciones del coche. Una pensada para correr en circuitos, que cuenta con un alerón de fibra de carbono y neumáticos con una sola tuerca de 18 pulgadas. Y por otro lado, una versión para exponer a la que se le quitan los elementos aerodinámicos y que dispone de ruedas de 21 pulgadas.

Y de la parte mecánica no se habla, aunque es de suponer que dispondrá del motor V8 3.9 Biturbo del 488 GT3 con una caja de cambios automática de siete velocidades. Pero es top secret.

Lo mismo que el precio que se ha podido pagar por este coche único. Y realmente no nos atrevemos a preguntarlo.