viernes, 20 mayo 2022

Ferrari 250 GT LWB California Spider by Scaglietti. El Santo Grial

BMW 507 Roadster, Bugatti Veyron Grand Sport, Bentley 8-Litros Tourer Vanden Plas, Ferrari 750 Monza Spider by Scaglietti, Ferrari F40, Ford GT40, Jaguar D-Type, Lamborghini Miura P400 SV, Maserati MC12, Mercedes SL 300 Gullwing, Pegaso Z-102 Berlilnetta, Shelby 260 Cobra CSX 2000… ¿Sigo o ya tienes suficiente?

Se subastan entre el 19 y 20 de agosto

Estos son sólo algunos ejemplos de las obras de arte que la casa de subastas RM Sotheby's subastará los próximos 19 y 20 de agosto en Monterey. Sin embargo hoy han anunciado la entrada de un nuevo lote que podría ser sin duda la obra más cara que allí encontrará un nuevo hogar, y eso que antes has podido leer nombres como el de un vencedor en las 24 Horas de Le Mans (el Jaguar D-Type) o de una pieza única y que dio lugar a uno de los deportivos más icónicos de los Estados Unidos, el Shelby 260 Cobra CSX 2000.

Hablamos de este exclusivo Ferrari 250 GT LWB California Spider by Scaglietti, un ejemplar con el número de chasis #1055 GT que salió de la factoría de Maranello el mes de noviembre de 1958. En concreto hablamos de la unidad 11 de las 50 que se fabricaron para todo el mundo. Originalmente este cabrio estaba pintado en un color denominado Rosso Rubino Ferrari y contaba con un interior completamente tapizado en cuero de color negro. Ese mismo mes de noviembre de 1958 fue introducido en un barco que lo llevó directamente al concesionario de Luigi Chinetti en Nueva York, donde llegó en enero de 1959. Desde allí se mando a Fawcett Motors en Lubbock, Texas, donde encontró a su primer propietario. Dos años más tarde fue vendido a otro tejano, que incluso lo utilizaba en carreras, ya que el 7 de enero de 1962, este Ferrari 250 GT LWB California Spider by Scaglietti compitió en el Gran Premio de Osceloa en Ginebra, Florida. En su carrocería lucía el dorsal #19 y finalizó primero en su categoría.

Más de 150.000 dólares de restauración en 1994

A lo largo de los años ha ido pasando de mano en mano y es a finales del año 1992 cuando se restaura por vez primera este Ferrari 250 GT LWB California Spider by Scaglietti. Este proceso dura más de 18 meses y sale como nuevo a circulación en enero de 1994 tras haber pagado la friolera de más de 150.000 dólares por dicha restauración. Más tarde, en 1998, es cuando su propulsor 3.0 V12 dotado de tres carburadores Weber se reconstruye por completo. Su propietaro aprovecha para que Ferrari Classiche lo certifique como un verdadero «cavallino rampante» y también lo muestra en diferentes eventos.

Posteriormente vuelve a cambiar de manos de su actual propietario, quien decide lavar la imágen de este Ferrari y apuesta por un color azul oscuro original de su época para pintar la carrocería de este «cavallino rampante». Incluso ha conseguido el primer puesto en el evento Cavallino Classic de este mismo año.

Ahora busca un nuevo hogar y parece que no hay nadie tan especializado como RM Sotheby's para hacerlo, aunque quien lo quiera, debe estar dispueso a desembolsar una cuantiosa suma de dinero. Diremos que un «hermano» suyo del año 1959 fue vendido por Gooding & Company por más de 7 millones de euros, mientras que un modelo SWB, más extraño que este LWB, llegó a alcanzar los 17 millones de euros.