viernes, 1 julio 2022

Fanáticos de Dodge, el departamento Direct Connection está de regreso

Dodge acaba de anunciar una campaña denominada 'Never Lift', la cual está centrada en agradar a todos sus entusiastas de la compañía americana al otro lado del océano. Muestra de ello es que dentro de esa campaña se encuentra el resurgir del departamento Direct Connection, el cual se encargará de ofrecer todo tipo de mejoras para aquellos clientes más inconformistas.

Direct Connection irá un paso más allá del actual departamento Mopar, además de que estará centrado en exclusiva en modelos Dodge, comenzando inicialmente por su conocido Challenger, para el que comenzarán a tomar pedidos en el primer trimestre de 2022. Pero para llegar hasta el último rincón de Estados Unidos, todas las piezas especiales desarrolladas por Direct Connection estarán también disponibles a través de los distribuidores 'Power Brokers' de Dodge a partir de finales del año que viene.

Mejoras para su 6.2 V8 Supercharged

Como hemos dicho, inicialmente se ofrecerán diferentes mejoras para los Dodge Challenger. Y más concretamente para las salvajes versiones Hellcat y Redeye. Como sabrás, ambas esconden bajo su capó el todopoderoso corazón Hellcat, un 6.2 V8 Supercharged para el que ofrecen diferentes etapas de mejora, que permiten al primero alcanzar unos sorprendentes 767 CV de potencia, lo que son 50 más que los originales.

Con el Dodge Challenger Hellcat Redeye el departamento Direct Connection va un paso más allá, porque hay dos opciones de mejoras mecánicas que pasan de los 808 CV originales a unos imponentes 852 CV. Eso para quienes apuesten por la Stage 1, porque la denominada Stage 2 se va hasta los 897 CV. Si bien, la compañía americana no ha especificado las mejoras que adquiere cualquiera de ellas bajo el capó.

Enfocados en la competición

Además de estos completos kit, dicho departamento también propone diferentes mejoras como culatas mejoradas, semiejes más resistentes, ejes de transmisión mejorados, diferenciales específicos, convertidores de par, sistemas de admisión de alto flujo, pistones y bielas reforzadas… Eso para sus motores, pero es que para la carrocería también proponen detalles como un splitter más agresivo, capó personalizado, faros modificados para acoplar el sistema de admisión de aire…

Pero en el caso de que todo esto no fuera suficiente, que sepas que también proponen otro sinfín de piezas enfocadas a la competición, como un kit de carrocería completo, un kit de transmisión de carreras, asiento RaceTech, suspensiones de competición, un kit para controlar el motor… Y hasta ofrecen cinco opciones de motores ya ensamblados para acoplar en tu Challenger, alguno de ellos más poderoso incluso que su impresionante Hellephant de 1.000 CV de potencia.

Pero lo más importante de todo ello es que todas estas piezas están respaldadas por la propia Dodge e instaladas directamente por los concesionarios Dodge Power Brokers, ofreciendo así una garantía de 24 meses sin límite de kilometraje. Diferente ocurre con los motores Direct Connection, los cuales ofrecen una garantía de tres años o 100.000 millas.