lunes, 5 diciembre 2022

¿Qué va a pasar con los coches de etiqueta C de la DGT a partir de 2023?

A partir de 2023, todas las personas que tienen coches antiguos con etiqueta C, B o A tendrán que preocuparse por las Zonas de Bajas Emisiones que se irán replicando por todo el mapa de España. Hasta ahora, esa preocupación solo te afectaba si necesitabas mover tu coche por Madrid y Barcelona, pero a partir de 2023 las ciudades con más de 50.000 habitantes empadronados, deberán aplicar estas zonas de tráfico restringido. Lo que supone que estas ZBE se aplicarán hasta en 147 ciudades.

La Unión Europea obliga a sus países miembros a crear estas Zonas de Bajas Emisiones en el centro de las ciudades más pobladas. Los vehículos sin pegatina de la DGT no podrán acceder a ellas, lo que impide el paso a todos los vehículos diésel matriculados antes de 2006 y a los de gasolina anteriores a enero de 2001. Pero, ¿qué va a pasar con los vehículos menos modernos que sí tienen distintivo B y C?

¿Qué pasará con los coches con etiqueta C o B?

Los coches más antiguos a las fechas señaladas directamente no tienen derecho a pegatina (aunque se les denomina etiqueta A) y están vetados siempre que se hable de contaminación. Pero como el objetivo es ir eliminando los coches de combustión interna para quedarse solo con los nuevos, los próximos en sufrir los objetivos de contaminación serán los que tienen la etiqueta B (etiqueta amarilla) y posteriormente los vehículos con etiqueta C (etiqueta verde).

Hasta el momento, los ayuntamientos tendrán la capacidad para elegir ellos mismos las restricciones: qué calles abarcará la ZBE y también con qué distintivo ambiental se podrá acceder.

Etiqueta C

Restricciones para las etiquetas C en las nuevas ZBE

En España se tienen que implementar Zonas de Bajas Emisiones en 148 ciudades. Como la mayoría van a estar en una fase inicial de implantación, no se prevén a corto plazo restricciones para los vehículos con etiquetas C y B en estas nuevas zonas.

Aunque el Gobierno ha abierto la puerta para imponer un marco legislativo único para las ZBE que “afectarán prioritariamente a los vehículos con más potencial contaminante, como son los vehículos A, y, progresivamente, a los vehículos B y C”.

En España rige la ley ZBE